Sunday, March 25, 2012

La montaña, siempre la montaña...



No sé que tiene la montaña que te trae esa paz espiritual que es tan difícil de encontrar en la ciudad.
Muchos elementos se confabulan.
Son los paisajes infinitos que se abren por todas partes.
Es el silencio que te cubre con su emotiva carga de pensamientos.
La compañía que llevas, insustituible…
Es la gente de la montaña, que a pesar de ser callada es cálida como ninguna otra cuando le sabes llegar.
Son las flores que encuentran en ella su mejor ambiente para crecer y mostrarse a plenitud.
Es el viento frío que acaricia tu cara con su carga leve de humedad.
Es el abrazo sincero.
Es la mano que se mece en el aire, diciendo adiós y pidiendo que vuelvas pronto porque necesita verte.
Es tu sonrisa y una lágrima que aflora, y que a todas luces grita que volverás.



3 comments:

Benedetto said...

Ciao Guaglione!. Tu sabes que no es secreto mi admiración y reverencia ante el mar (por no mencionar la devoción ferviente a las nubes, al cielo).

Pero reflejas muy bien los sentimientos; las cargas de energía que la montaña te transmite.

"El Jarillo" puede ser un destino perfecto para ti. Lo disfrutarás a plenitud; amén de la posibilidad de surcar los cielos aragueños en Parapente.

¿Miedo? Se que lo disfrutarías muchísimo. Los buenos observadores dejan ser también acariciados por la brisa, que muchos susurros de Dios trae colados entre sus ráfagas ...


¡ Saluti !

123 said...

Bellisimo post y es verdad...la montaña es tal cual como la has descrito. Tiene un mistisismo...un yo nosé que que atrae y dá cierta paz y espiritualidad. Gracias por compartir estas lineas y fotos ;)

Cuidate mucho ;)

Oswaldo Aiffil said...

Guaglione, este post nació a raíz de una visita a las montañas de la Colonia Tovar. Es un sitio de ensueño, de silencio, de frío, de quietud y de renovación. ¿Parapente? Nunca lo he intentado pero se ve tan bonito desde tierra, jajajaja. Chances are, dicen. Un abrazo!

Hoola Marole bella! Gracias por tus conceptos. Y si, nada que agregar a lo que dices, misticismo es la palabra para lo que se siente allá arriba. Un beso enorme!