Sunday, March 04, 2012

Bon soir Paris!!!



La Ciudad Luz. Así se conoce a Paris, una de las ciudades favoritas de los enamorados del mundo. La he visto aparecer recientemente, de la mano de Muriel Barbery en sus novelas “Rapsodia Gourmet” y “La elegancia del erizo”, ambas ambientadas en el número 7 de la Rue Grenelle.
Hace poco, mientras movía cajas con pertenencias reubicadas en mi nuevo contexto espacial, apareció una cajita con un curso actualizado de francés de Larousse. No volví a guardarlo, lo dejé allí, sobre una mesita, con la intención de revisarlo posteriormente.
Entonces vino lo que faltaba. De Woody Allen, “Medianoche en París”. La fotografía de la película es hermosísima, y me permitió ver a la Ciudad Luz en todo su esplendor: Les Champs Élysées, Las Tullerías, El Palacio de Versalles, los paseos en barco por el río Sena, La Tour de Eiffel, la Librería “Shakespeare and Company”. ¡Aaaah! ¡Qué belleza de librería!
Fue entonces cuando me di cuenta que no es casualidad, que es verdad, que la Ciudad Luz me llama a visitarla.
Y me ha estado llamando desde hace un tiempo, como cuando en el año 1995 compré el curso de francés de Larousse en un momento de mi vida en el cual mi gusto por los idiomas se centraba absolutamente en el italiano y el portugués, y en nada más, y así fue por mucho tiempo hasta que el japonés irrumpió en 1998 y estuvo gobernando mi vida hasta el 2004.
Luisanna fue a París en 2007 y me trajo, entre otras cosas, dos libros. Uno dedicado a mi pintor favorito, Vincent Van Gogh y el otro al Museo de Orsay, en Paris. Son dos de mis libros más preciados. Especialmente el del Museo D´Orsay, que muestra las pinturas de los impresionistas como Monet allí exhibidas.
Nestor, un enamorado de Paris como ningún otro, que todas las semanas me repite: “Tú tienes que ir  a Paris. No te perderás. Yo te hago la agenda según los días que vayas a pasar. Es lo mejor que te puede pasar en la vida.”
Leo ahora un libro de desarrollo personal, "No me iré sin decirte adónde voy", de Laurent Gounelle (Planeta, 2011), y la historia se desarrolla, ¿adivinen dónde? En Paris...
Woody Allen logró revivir al monstruo, y allí estoy yo, con ganas de ir a Paris a disfrutar de su belleza y sus paisajes románticos. De gritar, mientras camino por sus cafés tan románticos, como Supertramp en su famoso concierto: “Bon soir Paris!!”. Quizá tome algún tiempo, pero ya está en la lista de pendientes y estamos trabajando para ello…

9 comments:

Rosa said...

Tienes que ir, es una ciudad magica y el Museo D´Orsay una cosa espectacular

Alleta said...

Tienes que ir!!!

Paula said...

Creo que el proximo destino que deberias plantearte es adivina cual....

Oswaldo Aiffil said...

Hola Rosa! Pues si, por lo visto, it is a must! Vamos preparando desde ya pero tardará un poco. Veremos. Un beso mi bella Rosa!

Hoolaaaa Alleta!!! Pues si, muchos me lo dicen, tiene que ser verdad. Un beso grande!

Lady Paulaaaa! Claro que si. ¿Sabes que? Hace poco leí "El cuaderno de Maya" de Isabel Allende, y tuve una especie de deja vu con Chiloé. He soñado mucho con visitar el sur de Chile. Es un lugar mágico. Y claro que no dejaría de pasar por Santiago para verte a tí y a mi Rominita bella! Claro que si. Un beso enorme para las dos, las quiero muchísimo!!

Benedetto said...

Guaglione! ... Yo no tenia grandes ilusiones de subirme a "La Eiffel". Pero, cuando me la mostraron por primera vez (el año pasado) puedo decirte que las lágrimas (no como debilidad, sinó como manifestación de euforia) me saltaron de los ojos.

Un sitio como el barrio de Montmartre está diseñado para que, tipos como tu se deleiten y coloquen cortapizas mentales a sus límites; los reevalúen, y los rompan con la misma fuerza con la que Van Gogh trazaba sobre sus lienzos.

Anímate, y ponte las pilas. Air France tiene a veces unos descuentones enormes; a veces más barato incluso que volar a Bogotá.

Una vez que mires a Paris desde las alturas, te harás un fan como me lo he convertido yo. Y vamos, que era de lo que decía que la nostra fontana non aveva uguale (risas).

Me gustó este post. Me recordó mucho a mi tia querida.

Un abrazo!


Beny.

Lorena said...

A quien le cuentas todas esas cosas! A la fan nº1 de Vicent Van Gogh, a la enamorada de Degas y sus bailarinas...
Que bueno que seguiste mi consejo y viste la pelìcula de Woody... todo un espectàculo visual y al alma! Dime tù esas escenas, esa fotografìa...
Paris... bien merece una conversa!
Un besito, Oswald

Oswaldo Aiffil said...

Hola Beny! Tú que la conoces sabes que es así. El momento llegará, más temprano que tarde. Un abrazo amigo!

Hola Lore! La película de Woody Allen es muy hermosa. Los lugares. Me hicieron amar a Paris a primera vista. Vale la pena conversar teniendo a Paris como tema único. Quiero ir ya, jejejeje. Un beso grande mi bella!

Benedetto said...

Friend, te ofrezco una ruta alternativa :

Caracas - Bogotá - Madrid - Paris

(Caracas - Bogotá - Madrid vuélala con AVIANCA. Madrid - Paris con IBERIA comprando los tkts por Internet - usando el cupo CADIVI-

De ese modo podrás utilizar la parada de un día en Bogotá para deleitarte con la ciudad, para luego proseguir vuelo en la noche hacia Madrid.

;-)

Oswaldo Aiffil said...

Muchas gracias Beny! Que ya habrá tiempo para resolver lo de la ruta. Es una buena sugerencia pero Bogotá precisa más tiempo, pienso yo. Ya se verá. Un abrazo Guaglione!