Friday, May 05, 2006

Entregarse a Dios en el último momento...


La foto del post fue galardonada con el prestigioso premio Pulitzer en el año de 1962.

Es patética. Un símbolo contra la violencia en todas sus expresiones.
Siempre me ha impactado.
Pronto se van a cumplir 44 años de ocurrido el hecho.
Fue en la mañana del 3 de junio de 1962. La foto fue tomada por el venezolano Héctor Rondón y a través de las agencias de noticias le dió la vuelta al mundo.
En ella se observa al sacerdote católico Luis María Padilla, para ese entonces Capellán de la Armada, cuando en medio del tiroteo le da refugio al Cabo Segundo de Infantería de Marina Sequera. Minutos después murió en sus manos. Sus últimas palabras: "¡Ayúdeme Padre! No me deje morir aqui"
Fueron cruentos enfrentamientos armados que marcaron una sublevación militar contra el gobierno del entonces presidente de Venezuela, Rómulo Betancourt, y que quedaron registrados en la historia de Venezuela como "El Porteñazo".
La acción comenzó el 2 de junio de ese año en la ciudad de Puerto Cabello, mas concretamente en la toma de la Base Naval por los insurgentes.
Apenas enterado, el gobierno envió refuerzos de aviación y del ejército a aplastar la rebelión, lo cual se logró dos dias después con un saldo trágico de 400 muertos y 700 heridos al momento de retomar el control de la ciudad.
Tristes dias de los cuales hoy sólo queda el recuerdo...

1 comment:

♥LadyPaula♥ said...

Desgarradora escena, lo peor es que pudo haber sido de ayer y no de hace 44 años, dado que el mundo sigue igual.

Gracias por el libro, lo lei y me ayudo muchisimo, me hiciste sentr qeu no estaba sola y que a la distancia me acogian tus brazos.

Cariños desde Chile