Sunday, December 11, 2011

Cuba en el horizonte


Verdaderamente aún no sé a qué corresponde ese impulso por conocer la vida cotidiana de la gente de Cuba.

Sólo sé que me acompaña desde tiempo atrás y que cuando encuentro a un cubano no hago más que preguntarle sobre la vida en la isla, sus costumbres y hábitos, a qué dedica el tiempo libre cuando está allá, sus impresiones personales y esas cosas.

Leo bastante lo que me llega a la mano sobre ese tema, especialmente lo que no atañe a la política sino a la cotidianidad de la gente específicamente, y a la cultura, los paisajes, las anécdotas.

Ya he leído a varios autores que han contado su experiencia sobre la vida cotidiana cubana, bien como crónica, ficción o experiencia personal, como Rafael Osío Cabrices en “Salitre en el corazón” (Debate, 2003), Pedro Juan Gutiérrez en “Trilogía sucia de La Habana” (Anagrama, 1998) y “El nido de la serpiente. Memorias del hijo del heladero” (Anagrama, 2006), Daniel Chavarría en “Lo que dura, dura” (Ediciones B, 2005) y la que acabo de finalizar: “La Habana sin tacones” de María Elena Lavaud (Libros Marcados, 2011) y no hago más que confirmar esa tarea pendiente de visitar la isla y palpar directamente esa realidad.

Ahora me dispongo a leer “Cuba libre. Vivir y escribir en La Habana” de la escritora Yoani Sánchez (Debate, 2010). Ya les contaré mis impresiones.

2 comments:

Lorena said...

Mi querido Oswald, ya lo leí y es excelente!
Yo pisé suelo cubano en dos oportunidades y es un sitio hermoso.
Conocer su gente, admirar su arquitectura "UNESCO", caminar el empedrao para ir a la Bodeguita del medio o recorrer el Museo de la Revolución conjuntamente con el recorrido al Granma fue una experiencia única, digna de un post (lo voy a escribir).
Avísame que te parece, el libro me lo regaló alguien muy especial en un momento dificil y lo disfruté muchísimo.
Para cuando la parrilla?

Oswaldo Aiffil said...

Hola Lore! Pensar en la vida cotidiana de Cuba te trae a mi mente de inmediato, por tu experiencia en esa tierra antillana. Recuerdo mucho las anécdotas que has comentado en las muchas tertulias que hemos compartido. Voy a leer el libro de Yoani pero la mejor experiencia es la que voy a vivir cuando visite la isla. Pendiente del próximo encuentro. Te quiero mucho! Un besazo!