Wednesday, May 18, 2011

49

Y llegué a los 49, antesala de los famosos 50.

No puedo explicar lo que se siente ser maduro a esta edad, aunque no falta quien piensa que uno no es lo suficientemente maduro a ninguna edad. Siento que se está más pendiente de la salud, uno recuerda bien hasta las citas con el urólogo, obligatorio a esta edad y que nadie nunca dijo que fuese agradable. También el odontólogo te espera con sus dosis de tortura. Tampoco nadie dijo que fuese algo especial.

Pues a esta edad se está muy pendiente de todo lo que tiene que ver con salud. Los ejercicios físicos. Uno sabe que el sedentarismo lo afecta directamente y entonces decide caminar, trotar, correr, remar, subir la montaña, todo ello consciente de que así eliminas toxinas, tonificas los músculos y aumentas la capacidad respiratoria oxigenando el cuerpo.

Estas, en mucho, pendiente de lo que comes, y sabes qué cosas te conviene comer y qué otras no te conviene. Evitas las grasas y prefieres las ensaladas. Comes poca carne y mucho más pescado y vegetales. Sabes que al fin y al cabo todo ello se revierte en más salud.

También tu forma de pensar y de ver la vida sufre una revolución, un cambio verdadero. Yo soy de los que piensa que cada siete años tu propia vida sufre cambios importantes. No eres el mismo del nacimiento a los 7, que de los 8 a los 14 (pre-adolescente), que de los 15 a los 21 y así sucesivamente. A veces el cambio comienza un poco antes, que decir, en vez de a los 28 comienza a los 26 porque nada es tan exacto, pero son ciclos de 7 años en los que dejas de ser una persona para convertirte en otra, quedando intactos solamente tus atributos esenciales, es decir, los que te marcan como persona. Y esta edad que cumplo hoy es múltiplo de 7, y el cambio comienza a sentirse.

¿Qué espero? Que la suma de experiencias obtenidas en mi vida así como también lo aprendido de la experiencia de otras personas a las que admiro, por su estilo de vida, me sirvan para lograr un mejor vivir en lo que resta, que nunca sabemos cuánto es, pero que deseamos sean los mejores años de nuestra existencia.

Lo que sí es bastante cierto es que la óptica con la que ahora ves la vida es mucho mejor y cometes muchos menos errores, te apresuras menos, te preparas mejor y pisas mucho más firme. A eso algunos le llaman experiencia.

6 comments:

Lorena said...

Mi querido Oswaldo, que tan ciertas son tus palabras!

Eres un ser maravilloso, de esos que se disfrutan hasta escuchando tus experiencias en el uròlogo, tu divagaciones y tus elocuentes comentarios que siempre sueltan en mi una carcajada y hasta una lagrimita.

Bienvenido entonces a ese preámbulo de los 50! Ahora es que viene lo mejor, right?

Oswaldo Aiffil said...

Hola mi querida Lore! Muchas gracias por tus bonitas palabras hacia mi! De verdad que hemos disfrutado nuestras reuniones after hour. La conversa también enriquece y ha quedado demostrado. Gracias por la buena vibra que dejas aquí. Un besazo, te quiero mucho!

Pansy said...

LLegaste a 49! :-), yo a 45 :-( y definitivamente uno cambia la manera de ver la vida, no se si sera madurez o no, pero te confieso, que comparto tus comentarios...
Cada edad hay que vivirla full con sus pro y sus contra!
Vine a saludarte, a dejarte mi cariño y mi buena vibra!

Oswaldo Aiffil said...

Feliz cumpleaños Pansy! Las afirmaciones que plasmo provienen de mi propia experiencia y de la de amigos y amigas que han pasado por esa edad. Gracias siempre por tu presencia perenne por estos lares de Dios. Algo que se agradece. Un besazo!

Silvia said...

Me perdi tu cumple! :-( lo siento...

Te deseo todo lo mejor en este año que comienza!!

TQM.

Besos!!

Oswaldo Aiffil said...

Nunca es tarde mi bella Silvia! Gracias! Yo tambien TQM!!!