Saturday, July 24, 2010

Una carta para ti...


Das media vuelta y te vas, irritada, sin encontrar un punto en común, un punto de encuentro. Te cierras y dejas que tu verdad sea dueña de todo. No miras atrás, hacia las fuentes de donde nace todo. Te encegueces y permaneces cerrada.



Hay días de días. Días malos. Días buenos. Pero son días que pasan, que cuentan menos en el calendario de nuestras vidas. Por eso no debemos desperdiciar ningún momento de nuestra existencia. Siempre hay tiempo para dar, tiempo para recibir, y tiempo para estar con nosotros mismos, y con los demás.


Por eso cada día tiene que tener algo de especial. Un motivo para compartir, un aprendizaje, una experiencia.


No se pueden desperdiciar los días tratando de vivir una vida que no nos pertenece. Tenemos que vivir la nuestra, la propia, la única y original.


Para eso debemos buscar la manera de minimizar los malos momentos, y engrandecer los buenos. Tener un objetivo que perseguir, una razón de ser, o de existir.


No más ayer tenía 25 años y hoy ya está a punto de cumplirse 25 años de ese momento. Es mucha agua la que ha corrido bajo el puente. La corriente es en una sola dirección. Lo que significa que hay momentos que no volverán a ser. Vendrán otros, nunca los mismos.


Quedan las vivencias, los hitos que nos marcan y nos configuran como seres humanos. Una vez que se tienen 48 años ya la gente alrededor nos conoce muy bien. Ya tenemos la certeza de que nadie va a ir a decirle a los demás quienes somos. Ya todo está a la vista, reflejado en la mirada, esa mirada que nos delata aunque nuestra boca permanezca cerrada. Ya se sabe qué esperar de cada quien. Pocas cosas nos sorprenden.


Dice Gibrán en su libro “Cartas de amor del profeta” (Planeta, 1998):


“Que el hombre y la mujer sean capaces de llenar cada uno la copa del otro, pero que no beban de la misma copa”. “¿Qué quiero decir? Que una pareja no puede vivir la misma vida. Cuando se empieza a hacer esto por amor, se termina descubriendo que este camino conduce al odio”.


No se puede pedir mayor claridad de pensamiento. Ven, lee. No quiero que respondas, sino que te sientes, en la paz que se respira en esta casa virtual (que también es tuya), a reflexionar. Es mi deseo…

14 comments:

Lycette Scott said...

Y reflexionando me voy mi queridísimo Oz porque me encantó este post.
Besos

Nerim said...

Gibrán también nos habla del amor y en el mismo El Profeta, dice:

"El amor no da sino a si mismo, y nada toma sino de si mismo.
Despertar al alba con un corazón alado y dar gracias por otro día más de amor.
Reposar al mediodía y meditar sobre el éxtasis amoroso.
Volver al hogar cuando la tarde cae, volver agradecidos.
Y dormir luego con una plegaria por el ser amado en vuestro corazón y con una canción de alabanza en vuestros labios."

Un magnífico post mi querido Oswaldo. Un post del paso del tiempo y de sus estragos.

Un beso

Silvia said...

Paz! Eso es lo que encuentro cada vez que leo tus post, que te visito en tu casa virtual, por eso regreso y regreso, gracias por conservar tan acogedor lugar!!

Besos

Silvia!

Pansy said...

Que bonito post... Hay un libro que lei hace un tiempo, de Walter Riso, los limites del amor...
Trata muy bien esto que planteas (y muy bien!) aqui...
De este libro te dejo esto: "estare a tu lado siempre y cuando me sienta amada o amado, pueda llevar adelante mis proyectos de vida y no vulneres mis principios y valores..."

Sabes?
Este es un post de colecccion, ese que tenemos que venir a leer cuando nos desbordamos en una relacion dependiente... Con tu permiso me lo guardare...

Vine a leerte y a dejar mi buena vibra! Como siempre!

Benedetto said...

Guaglione,


Me suscribo a estas lìneas tan certeras.

En dìas en los que las turbulencias estàn a la orden del dìa; viene bien sentarse en slow down a "hablar" con uno mismo.

Hay sabidurìas dentro de nuestra propia "voz interior" a la cuàl rara vez, por atafague, damos derecho a "palabra".

Gracias por postear estos pensamientos tan nutritivos.




Beny

Oswaldo Aiffil said...

Hola querida Liz! Esa es, más o menos, la idea. Gracias linda! Un beso!

Hola Mirentxu!Lo has interpretado fenomenal. Me gusta. Yo conozco a mis lectores. Muchas gracias y un beso cariñoso!!

Hola querida Silvia! Cuando te leo siento que he logrado mi propósito principal al escribir aqui. Gracias por la permanencia. Un beso enorme!

Hola Pansy! Gracias de nuevo por la buena vibra que dejas. Pues si, en la literatura hay muchos ejemplos que enriquecen este post, y mejor aún, en la vida misma, que no deja espacios al respecto. Gracias por tu concepto! Un beso!

Guaglione! Piloto! Turbulencias! Nada que no puedas controlar con la confianza que te da la experiencia, vero? Ando así, en una onda de "slow-down", mirando alrededor, buscando una ruta de escape entre los nubarrones preñados de lluvia y el viento. No soy Boris Piñero, pero puedo, claro que puedo! Un abrazo Guaglione!

delokos said...

Un día, como 25 años, no es nada y es todo el tiempo del mundo. Me ha encantado.

Mis felicitaciones. Un abrazo desde la otra orilla :-D

Oswaldo Aiffil said...

Holaaaa mi amigo Delokos! Que bueno saber de ti! He intentado entrar a tu blog pero me dice que solo admite lectores invitados, joder, que no sabía que había puerta jejejeje. Te voy a escribir un correo. Un gusto como siempre saber que has dejado tu huella por estos lares de Dios! Un abrazo!

Recursos para tu blog - Ferip - said...

Das media vuelta y te vas...
Pienso en ella.

Qué hace que hoy desee alejarse de lo que un día la "magnetizaba"?
Será que el "imán" está distraído?

Será que uno de los dos está más enamorado de su propia voz que de lo que puedan decir ambos?

Cuando el temor invade los años se desintegran... Lamentablemente, vivimos una época en que sólo el amor nos salva. Nos salva de nosotros, de los otros, de tanto miedo e inseguridad. Pero me alienta. Sé que el amor es fuerte, como la muerte.

Ella querrá volver, si encuentra el nido, el calor,el aire, las ventanas... entre las paredes.

Ella sabe.
Habrá que oirla: su silencio puede llegar a hablar más alto que sus palabras.
50 años son una buena perspectiva.
Pero todavía se está aprendiendo, porque el amor es un camino.

Deseo de todo corazón que ella venga, lea, crea, devuelva... porque sin dudas tendrá un enorme mundo para revelar.
Me cuentas cómo sigue el recorrido?

Ah!!! Por qué Gibrán se quedó solterito y sin apuro????
;)
Besos de su exclusividad.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Feri! Ciertamente, la moneda tiene siempre dos caras. Dos argumentaciones. Dos razonamientos. Dos vidas distintas. Dos modos de ver las cosas. Vaso medio lleno. Vaso medio vacío. Medio claro. Medio oscuro. Y si, tienes razón cuando dices que hay silencios que son ensordecedores...muchos besos mi Feri linda!

Lorena said...

Mi querido Oswaldo:
Para la fecha de tu post yo estaba feliz!
Tenía la sensación de que, por primera vez en año y medio el amor me pertenecía, se reía conmigo a sus anchas y daba vueltas en círculos en el jardín de mis ilusiones!
Sin embargo me doy cuenta que, no era así!
Las lágrimas no tienen cabida en mi cara y descubro, por obra y gracia de las casualidades que, hasta mentiras me dijeron y yo creyendo verdades...
Que mas me queda?
Como lo dices, reflexionar, pensar y escuchar la voz interior, que aunque estaba equivocada por año y medio se pudo dar cuenta del verdadero rostro de mi amor, sin caretas...
Un besito!

Oswaldo Aiffil said...

"No se pueden desperdiciar los días tratando de vivir una vida que no nos pertenece. Tenemos que vivir la nuestra, la propia, la única y original".
Querida Lore, eso dice el post, entre otras cosas, y te va como anillo al dedo.
Tu felicidad está dentro de ti, a la espera de que vengas por ella. Vamos pues, que nadie te detendrá. Tienes cómo ser feliz. Motivos y razones te sobran. A por ellos! Un besote!

RosaMaría said...

Pues sí que es para detenerse y reflexionar. Nadie puede vivir la vida por uno, y tampoco podemos hacerlo por los demás, ya que cada uno tiene una misión que cumplir en su trayectoria por ésta.
Te abraza afectuosamente: Rosa

Oswaldo Aiffil said...

Yo sabía que entenderías si pasabas por aquí a leer. Muy diáfana. Que bonito! Besos!