Sunday, July 13, 2008

Pisando tierra


Domingo en la mañana. Me levanto temprano sin ganas de hacer mucho pero teniendo que hacer bastante. A pesar de ser domingo. Una vez que mi vista deja de ser borrosa, y aún en la cama, echo manos al libro que reposa en la mesa de noche. Se trata de “Trenes hacia Tokio”, de Alberto Olmos (X premio de Arte Joven de Novela de la Comunidad de Madrid, editorial “Lengua de Trapo”). Apenas voy por la cuarta parte pero desde ya digo que me parece maravilloso, el manejo del lenguaje y la ironía, una forma sutil de decir unas cuantas verdades, hermoso libro.

Leo mucha literatura los fines de semana y a veces en las noches. Desde que estoy aquí, hace ya un mes, he terminado dos novelas, “El Rumor del Oleaje” de Yukio Mishima (editorial Alianza Editorial) y “Damas Chinas” de Mario Bellatin. De Mishima no podía esperar menos, es un maestro y ésta, una novela de amor bellísima, como pocas, con un final que uno no se espera, porque con Mishima puede pasar cualquier cosa. La trama amorosa, la descripción de los personajes, los paisajes de Japón, la narración en primera persona (mi favorita porque permite de alguna forma que el protagonista cobre vida en mi), gracias a Waipu Carolina por la recomendación.
La otra, “Damas Chinas”, de Mario Bellatin (editorial Anagrama), es una novela con mucha intriga, narrada de una forma poco común pero a su vez muy atrayente, que no sigue un orden cronológico, uno nunca se ubica en ninguna época sino en los hechos, que se suceden uno tras otro, sin piedad alguna. Enigmática y misteriosa, un ginecólogo narrando aspectos que tienen que ver con su profesión y a su vez otros de carácter atípico, de su sórdida vida paralela, sin juicios, sin un orden específico. Personalmente me gustó mucho y encontré muy interesante el estilo tan particular de hacer la narración.

Cuando uno se encuentra inmerso en estas misiones de trabajo, alejado de su familia, de sus amigos de toda la vida, la nostalgia y la melancolía aparecen de vez en cuando, con intenciones de quedarse contigo mucho tiempo.
En ese entonces uno procura mecanismos de defensa ante el huésped inesperado, y esos mecanismos para mi son la literatura, los libros técnicos, visitar museos y sitios históricos, ir a centros comerciales y visitar ciudades vecinas, fotografiar lugares y momentos.
No eliminan de un todo las constantes visitas de las dos señoras de marras (Doña Nostalgia y Doña Melancolía) pero te dan un poco más de respiro, de ánimo para recibirlas y decirles que no tiene caso quedarse mucho tiempo, pues no eres la victima indicada y además de ello, no son bienvenidas.

Sigo por aquí, pisando tierra, y poco a poco les iré contando mis vivencias por estos lares de Dios...

20 comments:

Capochoblog said...

Tan bello mi viejito bello :)

Besos y que los días pasen pronto o cargados de cosas demasiado buenas para dejarlas pasar.

Yolanda Fernández said...

Oswaldo, dile a esas dos "doñas" que tú no las invitaste y que no aceptas visitas inesperadas...
Sigue leyendo, eso enriquece el alma.
Cuídate mucho, un gran saludo.

pensando con el corazon said...

Conozco a las dos, pero lo mejor es que siempre van de paso... Suelen ser algo pesadas y "aprovechas"... ya sabes, viven de robarle el coraje y las ganas de hacer a otros, pero tu no lo permitas eh? (que se vuelvan por donde han venido!!!)

El remedio para que se vayan bien lejos es leer, escribir y tener claro, muy claro, que si ellas aparecen es porque tenemos mucho, mucho de lo valioso en nuestras vidas... y eso es lo que precisamente te hace valioso a ti, pues eres tu quien lo ha logrado..

Otro abrazo amigo!!!.

Sarsillo

Palbo said...

Estamos jugando al ajedrez.

Yo muevo tus piezas y vos movés las mías.

Entonces, ¿por qué son "tuyas" tus piezas y "mías" las mías?

Estamos viviendo.

Guaja said...

De casualidad encontre tu blog. Entiendo perfectamente lo que dices, y me encanta la manera en la que te enfrentas a ello.

Animo Oswaldo!, y saludos desde España.

Waiting for Godot said...

Oswaldo, adaptarse lleva un proceso, por cierto vi la peli Kung Fu Panda y me acordé de ti, el personaje de la tortuga me hizo pensar en ti. Así que cuando puedas la ves. Besos.

Oswaldo Aiffil said...

Hoooola Naaanyyy beeellaaaa! Que los dias pasen pronto o cargados de buenas cosas para dejarlas pasar, me gustó mucho eso Nany! Aqui vamos remando y como una esponja ante los acontecimientos. Mejórate pronto. Aqui se te quiere muchísimo. Un beso enorme!

Hola Yolanda! Seguiré tu consejo al pie de la letra. Es cirto, no están invitadas, por más que insistan je je je. Un beso Yolanda querida!

Hooola Sarsilloooooo!!! Y lo "aprovechas" que son esas doñas, ¿eh? Por donde vinieron se tienen que ir. Que bonito saber que dejaste tu huella en estos lares de Dios donde tanto se te quiere maja! Un beso muy grande!

Hola Palbo! Bienvenido a esta casa virtual que te recibe de brazos abiertos. Palbo, el ajedrez tiene unas reglas que no admiten que yo toque tus piezas, si lo hago ya no es ajedrez en esencia, ¿vale? Y si, tienes razón en eso de que estamos viviendo, hasta que el cuerpo aguante. Un abrazo!

Hola Guaja! Bienvenida también a esta casa virtual que también es tuya. La causalidad y no la casualidad es la que te trajo a estos lares de Dios. Y seguimos, gracias por tu buena vibra. Un beso!

Hooola Waiting querida! Si, es un proceso, si lo sabrás tu, imagínate. Tengo paciencia, y poco a poco voy asimilando cosas. Tendré pendiente esa película. Te quiero mucho! Un beso!

Mariale divagando said...

La mejor forma de espantar -aunque sea por un rato- a esas doñas es justamente llenar todo el espacio con cosas que te produzcan placer, de manera que ellas no puedan entrar por mucho que lo intenten.

La LLama Violeta said...

Hola Oswaldo... es tan lindo como hablas de la lectura... te felicito por tanto amor por ella...

Saludos violetas...

Curiosa said...

Que ricos momentos esta pasando.
Un abrazo

Capochoblog said...

:)

Un poco mejor mi viejo, revisando unos manuales.

Y tu, cuantas fotos llevas?

Besos.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

La soledad es, a veces, la mejor fortaleza.
A las "Doñas"…, ellas son exquisitas. Dale espacio y se ponen intensas. De ellas se puede aprender tantas cosas. Escúchales y tómate una cervecitas con ellas.
Luego me cuentas, ellas suelen dejarnos maravillas.

Todo lo mejor para ti.

Benedetto said...

... Forza & Coràggio.


( Tu sabes perfectamente como mantenerles )




Un grosso abbraccio caro amico!

Oswaldo Aiffil said...

Hola Mariale! Esas señoras son como el aire, dificil no dejarlas entrar, lo que si me importa es que no se queden, que no se acostumbren. Besos Mariale y gracias por la buena vibra.

Hola Bexza! La lectura es mi gran aliada, mi amiga y compañera de viaje. Gracias y ojalá te pudiese transmitir un poquito de ese placer que siento al hacerlo. Un beso angelita!

Hola Curio! Agridulces por momentos, hay gente que es necesaria en nuestra vida, lo sabemos cuando no estan cerca. Un beso querida Curio!

Naaanyyy beeellaaaa! Unas cuantas, seguiremos compartiendo los momentos capturados por mi cámara viajera. Un container saliendo, de tu exclusividad!

Silma san, a veces uno no las quiere ni ver, y esta es una de esas veces. A ese par lo quiero bien lejos en esta etapa de mi vida. Gran abrazo amigo!!

Hooolaa Beny! E quello che ho bisogno adesso, piú forza e piu coraggio. Tanti grazie caro amico. Piano piano si va lontano. Un grosso abbraccio!!

Tamyka said...

Oswalditoo!! tenía tanto tiempo sin visitar a mis bloggeros favoritos! (Claro que tú estás entre ellos) No sabía que estabas de viaje, pues sí uno estando lejos se pone bastante melancólico, pero vas por muy bien camino distrayéndote de la manera que lo haces. Te mando los mejores deseos del mundo y que disfrutes bastante.

Un super abrazo,

Tamy

Rita ♫ said...

mmm... El único antídoto que conozco contra las fulanas señoras de marras es la distracción.
Sin embargo las muy ladinas a veces saben colarse.
Así que me parece sensato el consejo de Silmariat, para que no aparezcan de manera imprudente. Eso sí, con cita y horario.
Espero que tengas muchas experiencias gratificantes, por esos lares de Dios, como sueles decir.
Muchos besitos y cuenta con nuestra compañía virtual, Oswaldo.
Aquí estamos contigo.

Silvia said...

Leer es lo mejor del fin de semana, y así tal cual lo describes no bien entra la luz en el cuarto y abro un poco los ojos, estiro la mano para alcanzar el libro de la mesa de noche...todo lo que viene despues está bien porque el día (al menos para mi) ha comenzado perfecto!!!

Gracias por acordarte de mi...

un millon de abrazos

Silvia

zel said...

Ya sabes, Oswaldo, leer alimenta el alma, y la literatura oriental, generalmente, ofrece un plus suplementario. Felices días!

Laura said...

Bueno por lo menos nos vas contando, lo que vas viviendo por allá y nosotros disfrutando contigo en cada palabra.

Un abrazo

Oswaldo Aiffil said...

Hooola Tammy!!!! Tanto tiempo, menos mal que no te has olvidado!!
Cónchale, hay gente de la que uno se encariña, y tu eres una de ellas Tammy :-)
Aqui vamos, como dije antes, pisando tierra. Contentísimo de saberte de vuelta por estos lares de Dios. Un beso enorme!

Hooola Ritaaa! Gracias por la solidaridad, de eso nunca he tenido la menor duda. Distracción, muy buena medicina para estos ratos y como aliciente para cuando las señoras de marras tengan a bien visitarme. Un beso grande Rita linda!

Hola Silvia! No se trata de recuerdos, tu sabes que siempre te llevo conmigo. Y si, tu sabes que cuando el día comienza con una buena lectura, al final sabemos de antemano que va a ser un gran día. Un beso Silvia!

Hooola querida Zel! Sabes, mis libros de literatura oriental se quedaron en Caracas. Alguno me hace falta en estas horas, sobre todo los que tienen que ver con el Zen. Te quiero mucho querida Zel, un abrazo y un beso!

Hola Laura! Se vive cada instante con gran intensidad. Y los voy contando pausadamente, porque el tiempo apremia y no siempre se puede. Sin embargo, el señor escritor está por allí, dando sus vueltitas antes de salir a escena. Un beso grande Laura!