Saturday, July 26, 2008

Las doñas han vuelto furiosas...


Increíble, ya son seis semanas en suelo estadounidense y aun faltan siete para mi regreso a Venezuela. Seis semanas en las cuales ha pasado de todo. Mis sentimientos han sido exigidos en demasía, sobre todo por la lejanía de los seres queridos, el no sentirlos ni poder tocarlos, con razón las señoras de marras, doña Nostalgia y doña Melancolía, quienes poseen todos mis teléfonos y direcciones sin que yo se los haya facilitado, no han dejado de visitarme.

Las veces que han venido y no me han encontrado es porque me les he escabullido, sin decirles, y me he ido a esconder a Galveston, a Omaha, a Lincoln.

Ha sido una lindísima experiencia el escondérmeles allá, en aquellos lares; no saben cuanto he disfrutado saber que me llaman a todas partes y nada que respondo. Que han tocado mi puerta en la oficina, o en el hotel y nada, ninguna respuesta.

Pero, ¡vaya!, que las señoras tienen una virtud, y es la de la paciencia. Ellas vienen, no estoy o no me encuentran, y se marchan sonrientes esperando la próxima oportunidad, acumulativa, por demás, porque cuando vuelven, regresan con los regalos de la vez anterior, más otros que consiguen en el camino, las muy caritativas doñas.

Llegan, entre ellas deciden si tocar la puerta o no, y cuando me doy cuenta, tengo una a cada lado, con una sonrisa, yo diría que un poco cínica, ya que no estoy sonriéndoles, ni he dicho nada que pudiese parecer gracioso.

Las ignoro, pero no les importa, ¿leyeron bien? no les importa para nada, saben, igual que yo, que su presencia no pasa desapercibida en mis fibras, me cuentan cosas, mientras ríen, me cuentan, me cuentan, ríen y me cuentan…y llega un momento en que no las quiero oír, pero me siguen contando…hasta que llega el momento en que las escucho, no queda más remedio que atenderlas, hacerlas sentir cómodas, como en su casa, aún a sabiendas de que no tuvieron la decencia de llamar a la puerta, ni anunciarse a su llegada, ni avisar, ni nada, con derechos exclusivos, pues.

Les noté esta vez una sensación de venganza en sus semblantes, tan parecidos semblantes, tanto que mucho me he preguntado si estas “madames” no serán gemelas. Claro, ya leyeron el post de Omaha, y me imagino la rabia que les dio no saber que escapé de ellas por algunos instantes, que disfruté de otros encantos, que mis sentidos lo agradecieron, no, aquello fue un agravío, y, como era de esperarse, volvieron con todo.

Presentía su visita, lo sentía, lo intuía. Ahora tengo mejor idea de lo malas que pueden llegar a ser.

Vinieron con un solo cuento, uno solo, que bastó para destruirme.

Lo dijeron a coro, como susurrándome al oído: “tu hija se graduó de Bachiller (High School), fue la oradora de orden del acto, estaba lindísima, radiante, con un halo triste en su mirada, pero radiante al fin; al final de su discurso fue ovacionada de pie por los presentes en su querido Colegio Teresiano…y tu no estuviste…”
*fotografía del portal del istituto italiano di cultura en Córdoba, España

17 comments:

rominita chii said...

Queridisimo Oswaldo:
Espero que no te moleste que te escriba este post donde no comento nada de lo escribiste, lo que sucede es que me gustaría recibir tu concejo, ya que estoy pasando por un no muy buen momento y quisiera leer algo que me nutra y tu siempre estas leyendo y comentando libros que son muy interesantes y positivos para la vida, entonces me gustaría que me recomendaras algun libro positivo y que me ayude en este periodo de crecimiento espiritual.
Bueno te mando las gracias y un tremendo abrazo, y me disculpo de nuevo, por escribirte y no comentar nada.
BESOTES

Oswaldo Aiffil said...

Hoola Rominita bella! No se exactamente cual es el problema que estas teniendo en este momento, pero cuando uno tiene un amigo, muchas veces se puede encadenar con el, conectar en la distancia, y desde aqui puedo percibirte. Las soluciones que buscas, con un poco de paciencia, las encontrarás dentro de ti Romi, ya se que necesitas ayuda, alguien que te ayude a ver la luz al final del túnel, buscas ese libro y sabes que yo tengo la respuesta. Debes tomarte el tiempo necesario para leerlo y asimilarlo, es poco a poco, sin prisa pero sin pausa, se llama "Poder sin límites" de Anthony Robbins. Cambiará tu vida. Me lo dijo una amiga brasileña, y al principio no le creí,fue en 1994. Desde entonces lo he leído varias veces. Ayuda en todo, desde la comida que comes hasta tu acitud hacia el trabajo. Unos cuantos libros se han copiado sus enseñanzas, lo he notado, pero este es el pionero, el mejor. Lo puedes comprar o leer un archivo electrónico que está en la red, este es el link http://apuntes.rincondelvago.com/poder-sin-limites_anthony-robbins.html#
Alli puedes bajar un pdf y leerlo con calma, alli encontrarás las respuestas que buscas.
Un beso querida Rominita linda, cuidate, y búscame cuando me necesites, que allí estaré.

Oswaldo Aiffil said...

Rominita linda! La anterior es una presentación, el libro en archivo de word lo descargas en http://66.240.239.19/2/7/4/27474.ZIP
Buena suerte! Un beso!

moniqueen said...

Hola Oswaldo! Bueno aunque puedo entender que ese par te ataque en una situacion como esa... tambien te voy a decir que no seas duro contigo mismo... piensa que te perdiste esa ocasion porque estas ausente trabajando, y una de las causas por las que trabajas, es tu hija linda, a quien seguro no le ha faltado nada de su padre, y quien tambien seguro sabra entender por que no estuviste con ella!!! Dile que te mande muchas fotos, y en ellas vas a ver en sus ojos, que siempre estuviste alli! Un abrazo guapo!!! :-)

Yashvé ♡ said...

doña Nostalgia y doña Melancolía, son así siempre saben cuando y donde visitarte, pero doña Cariño siempre esta detrás de ellas escondidita (es muy penosa), hay que saber encontrarla y buscarla siempre cuando las otras dos están super parlanchilas, porque seguramente ella tiene la cajita con el corazón y el pensamiento de tu hija en el momento que daba el discurso: "Se que mi papá esta a mi lado y es quien me da las fuerzas para dar este discurso: papá este discurso es para ti, alto y bello para que llegue de Venezuela a EE.UU!!

Un abrazo

JENNY said...

Ay esas doñas no tienen compasión de tí.. a mí también vienen a verme de vez en cuando trayéndome noticias, algunas no muy buenas....

Qué pena que te hayas perdido el acto en persona, pero seguro que ella sabe que estáa en su corazón! Y más cerca que eso no hay nada!! Seguro sabe que eres el papá más orgulloso del mundo por tener una hija como ella!
Felicidades por su graduación y no te sientas culplable, no estabas de parranda precisamente...

Un abrazo mi querido amigo!

Alicia María Abatilli said...

No sé si son gemelas, pero que son familiares seguro que sí.
Entre ellas, en mí, en vos.
Lástima lo de la graduación de tu hija, pero son esas cosas que de alguna maneras quienes nos aman entienden.
No les hagas caso, el rencor es lo que siembras estas dos señoras.
Busca en la vereda de enfrente, seguro que allí está la alegría, enemiga de ellas.
Un abrazo.
Alicia

rominita chii said...

Dios Santo!!!, Oswaldito querido, cuanto lamento no haber leído el post antes de escribirte, cuan insensible y mala amiga me siento ahora, por no haber sido yo la primera palabra positiva y de consuelo y no la primera en escribirte pidiendote ayuda.
Ahora que SI te leí, quiero decirte que te perdiste uno de sus discursos, uno de los miles de logros que tendrá tu hija, no te perdiste ni el más importante y estoy segura que no te perdiste el último.
Dile a esas señoras malas, feas e irónicas que estas dejando tus huellas en esta tierra, que trajiste una hermosa e inteligente niña al mundo que fue la oradora en su graduación, que aunque no estuviste sentado en la primera fila para aplaudirla, tu corazón se infla al saber que trajiste algo bueno a este mundo, ¿A caso ellas pueden decir lo contrario?
Alegrate amigo mío de que al otro lado del continente tuviste las fuerzas para tenderle tu mano gentil y suave a otra mujer que podría ser tu hija y que la trataste como tal, con la palabra justa y la generosidad con que tratan los padres.
TE QUIERO MUCHO OSWALDITO y desde donde estoy sentada me regocijo en el logro de tu pequeña

Silvia said...

Es imposible buscar una palabra de consuelo para lo que oasastes o algún cojuro para enviar a esas dos lejos de ti, solo puedo decirte que uno siempre está con los hijos, aun cuando fisicamente es imposible, ellos llegan y se instalan con todo en nuestros corazones, se adueñan de todo y nos hacen ver la vida diferente lo cual es maravilloso...

Un beso Oswaldo!! cuidate mucho.

Silvia

Rita ♫ said...

Hay situaciones que me dejan sin palabras. Te entiendo. En ocasiones y por trabajo también me he perdido cosas de Laurita, por eso trato de compartir con ella cada día que pueda, para construir momentos felices en nuestras memorias.
A esas Doñas, vade retro. Hacen que se nos olvide que el momento más importante que tienes es el que estás viviendo EN ESTE MOMENTO. Disfrúta tu momento irrepetible y llévale algo significativo a tu chica para celebrar entre los dos su grado cuado llegues.
Puedes construir algo muy especial ESE día.
Besos. Oswaldo.

Waiting for Godot said...

Oswaldo, yo que llevo mucho tiempo al otro lado del charco, te digo que es todo cuestión de actitud, tu estabas con tu chama allí, en su corazón, a veces no hace falta hacer acto de presencia para estar con la gente que amas, a ellos los llevas siempre contigo y ellos por esa misma razón te llevan a ti, velo por el lado positivo, sigues vivo y ahora es que faltan cosas maravillosas para ver en tu familia. Se te quiere mucho mi Oswaldo bello :)

Yolanda Fernández said...

Oswaldo querido, no te lamentes por lo que no fue y no dejes que esas doñas te empañen el camino. Tú SÍ estuviste con tu familia en la graduación de tu nena. Estoy plenamente segura de que ustedes estaban "sintonizados" en la onda del cariño filial, aunque no pudieran abrazarse.
A veces, la vida nos exige esos "sacrificios"... y aunque nos duela, esa es la VIDA.
Arriba ese ánimo y pafuera esas doñas.
Un gran abrazo.

pensando con el corazon said...

Ay mi querido amigo... Si estás hecho un DON JUAN!!!!!

Ante todo Enhorabuena por lo de tu hija y Felicidades por estar vivo y ser tan rico de corazon..¿Sabes que sólo algunos privilegiados son capaces de notar la presencia de estas mezquinas damas? Piensa en lo que te queda al volver... y agradece que una vez más te muestren la grandeza de saber en qué consiste vivir.

Se te quiere mucho, por que desprendes conocimiento y amor..

Un abrazo inmenso.. desde esta tierra que espero algún día puedas visitar con tu familia y la cuál te mostraré con gusto..

Sarsillo

Benedetto said...

Caro Amico:


Las razones de la ausencia loables; comprensibles.

No existe culpa alguna. Todo està plenamente justificado.

En cuanto a esas "molestas doñas"; hazlas reìr hasta morir!

( Es una soluciòn temporal; de siete semanas de posible duraciòn si te aplicas con dedicaciòn ;-)



Un grosso abbraccio!

Oswaldo Aiffil said...

No tengo palabras para agradecerles su apoyo. Palabras que me llegan al alma. Que me hacen pensar que bloguear ha sido, es y será siempre un gran placer cuando se cuenta con gente como ustedes. Les dedico el post que escribí a continuación. Son grandes ustedes, no tienen idea de cuanto se les quiere por estos lares de Dios. Mis gracias especiales a Rominita bella, Moniqueen, por la fuerza de tus palabras, Yazz preciosa, Jenny linda, Alicia María (bienvenida eres en estos lares de Dios), Silvia linda, Rita bella, mi tierna Waiting, Yolandita preciosa, Sarsillo, eres un ángel, apareces cuando más te necesito, mio caro amico Benedetto, gracias miles a todos!!

Pansy said...

Paciencia amigo, se como te sientes, yo tampoco pude ir a los actos de gradacion de mi principe de las mareas como le digo cariñosamente a mi Alex, como lo sabia de antemano llore mucho cuando supe que no podria asistir... Pero el amor por nuestros hijos es demasiado grande y una fuerza reparadora, asi que animo y trata de seguir escondiendote de las doñas :-)
Pude escaparme un momento de mi angelito asi que por eso ando por aqui...
Cuidate mucho y te deseo (como siempre) lo mejor!

Oswaldo Aiffil said...

Hola Pansy! Bueno, tuviste la misma experiencia que yo y sabes lo que se siente. Lo que no imaginaba era el calor de la gente de los blogs, mucha inspiración y apoyo que siempre agradeceré. Un beso y un abrazo! Gracias por los buenos deseos!