Thursday, June 26, 2008

Houston, we have a problem!

En un restaurante chino de la ciudad, a la hora de traer la cuenta, te anexan unas galletitas de la fortuna. Cuando abres las mismas, contienen un mensajito que, en teoría, va destinado a la persona que lo recibe. Y el mío dice, con claridad meridiana, “El cambio tiene atributos físicos y psicológicos”. ¿Más claro? Imposible.

Houston es una ciudad bastante amigable, cosmopolita, pues se ve gente de todas las nacionalidades en sus calles, quizás por ser una ciudad que gira en torno al petróleo. Ha crecido a un ritmo vertiginoso, el mismo que llevan los precios de las propiedades y bienes raíces.

En sus centros comerciales se ve el empuje económico, son inmensos y muy bonitos. En ellos la gente se relaja luego de un día de trabajo y ajetreo. Hay pistas de patinaje sobre hielo, que son mis favoritas a la hora del relax. No se porque, pero entre el frio que emerge de la pista y los movimientos acompasados, casi de balletistas que imprimen algunas patinadoras, me voy quedando sosegado, mirando, y pensando en gente que está en otros lugares.


De vez en cuando alguna maroma me hace volver en mi, me saca de mis pensamientos, y continúo con el recorrido, a través de vidrieras y vitrinas que serían la delicia de más de una fémina. Veo una falda espectacular, y le pongo cuerpos, la mido, la quito, coloco otra prenda, es un ejercicio de imaginación, ese de poner un cuerpo a cada prenda.


En la oficina, el ambiente es más rígido, muy silencioso, al extremo de que podría escucharse el ruido de una plumilla de ganso al caer al frio pavimento. Por supuesto que exagero, pero más o menos por allí se mueve la cosa. Camino por los pasillos y en las distintas oficinas veo gente afanosa, empeñada en su trabajo, concentrada.


Mi oficina es amplia y sencilla, muy a mi gusto. Detrás hay una ventana con vista hacia el este, desde donde se domina, a lo lejos, la línea de rascacielos del centro de la ciudad. Y más cercana, y no por ello menos dinámica, la famosa superautopista I-10. Puedo perder la cuenta de la cantidad de canales de circulación que posee. Me han dicho que recorre el país de oeste a este, de California a Florida.



En estos momentos estoy inmerso en un gran proyecto, que reclama mi atención durante todos estos días, y que me ha convertido de nuevo en el mismo ingeniero recién graduado y ávido de aprender de hace unos ventidos años. Algunos días me siento como un novato, deseoso de conocimiento y de aprendizaje, entusiasta, contento de haber elegido esta carrera como forma de vida. Y ya tengo 46 años, ¿Quién lo diría?

Nunca se termina de aprender, de recorrer caminos insospechados, de ver otras realidades, otros destinos, otros pensares, y otras calidades de vida.
Estar aquí haciendo esto es algo que siempre había buscado. Y muchas veces llegué a perder la esperanza de que sucediera.

Pero he ahí un Dios que dice cuando es el momento, cuando es el tiempo de acercarte a lo que imaginaste, a lo que tuviste como un sueño. Y es el momento de la verdad, de hacerlo realidad, de satisfacerte profesionalmente. Nunca pierdan la esperanza…

18 comments:

Curiosa said...

Imaginate tu que yo no sabia que te habias ido a respirar aires extranjeros. Pues congrats y adelante

Rita ♫ said...

Oswaldo, ¿cómo estás?
Gracias por tus visitas a mi blog.
Cuéntame... ¿estás en Houston definitiva o temporalmente?
Conozco la sensación que describes y es muy gratificante.
Te deseo lo mejor del mundo en esta nueva experiencia.
Mil besos, amigo.

Rosa said...

No sabia que andabas por USA, me alegro que estes haciendo lo que siempre has querido y que te sientas nuevamente como iniciandote como profesional, esa es una sensacion rejuvenecedora y que enriquece mucho. Un abrazo.

Capochoblog said...

Mi viejo bellooooooooo, me alegra que sientas ese remolino de sensaciones, porque te ayudarán a disfrutar mucho más lo que estás haciendo!

Tengo en Houston al tio de T y a uno de los mejores amigos de mi hermana, ambos trabajando para petroleras.

Espero que tu experiencia allí sea mucho mejor de lo que esperas.

Mil Besos volando vía Fl-Tx.
:)

Waiting for Godot said...

La verdad quien lo diría mi Oswaldo, tu no aparentas 46 nunca :)

Me encanta saber que este proyecto te llega a ti, te mereces todo lo mejor Oswaldo, recuerdalo siempre.

Gracias por contarnos como va todo. Se te quiere mucho!!!

Te mando la mejor de todas las energías !!!!

Oswaldo Aiffil said...

Hola Curio! Pues date por enterada ja ja. Pues si, estoy un tiempo por estos lares de Dios. Gracias. Un beso!

Hola Rita! No, de nada, me encanta visitarte y escribirte algo. Estoy de manera temporal, mi familia está en Venezuela (sniff), pero aquí estoy aprendiendo como un chaval. Un gran abrazo!

Hola Rosa! De verdad que es una experiencia enriquecedora, y que te hace sentir como hace mucho tiempo no lo hacías, como un recién graduado, no se puede describir. Un beso y gracias por tu presencia!

Naaanyyyy beeellaaaaaa! Llegó el container :-) Despachando el segundo via Miami FL! Aqui hay mucha gente trabajando para petroleras, muchos venezolanos se dejan ver en la calle. Gracias por los buenos deseos! TQM!

Mi Waiting! Gracias! ¿Y esas canas de donde crees que salieron? Ja ja jaGracias por tanto cariño y buena vibra, vaya que me hacen falta en este momento. Un beso enorme linda!

Yolanda Fernández said...

Epa, "viejito" que bueno volver a verte. Espero que todo vaya bien, tu descripción es muy buena, me encantó lo del silencio que hay en tu nuevo lugar de trabajo... eso es importante para la creación.
Imagínate crear un proyecto en medio de un jolgorio humano... no lo veo posible... será porque mi cerebro también necesita silencio para la creación y me gusta la calma y la quietud...
Que sigas bien, cuídate mucho.
Un gran abrazo.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Yolanda! Una breve reseña de cómo andan los días por estos lares de Dios. La quietud, esa quietud a veces adormece, pero, y en eso tienes razón, favorece la creatividad. Gracias por tus deseos, un beso y TQM!

zel said...

Tienes solo 4o y pocos? Y te extraña que aún desees aprender? Eso es magnífico, Oswaldo, cuando pierdas esta pizca de energia positiva que te dice tu puedes, entonces si acabará tu ilusión. Los sabios no envejecen, siguen ahí aprendiendo...Besos!

Oswaldo Aiffil said...

Cuarenta y pocos, ja ja ja querída Zel!! La vida es un eterno aprendizaje de cosas, pero uno a veces piensa que al llegar a cierta edad ya no tiene caso aprender más cosas sino aprovechar las que ya se sabe, pero no, la misma vida se encarga de hacértelo saber, nunca hay hora para aprender cosas nuevas, y en esas ando, sin prisa pero sin pausa.
Se te quiere mucho por estos lares de Dios! un beso!

Divina Cereza said...

Amigo mío todo el éxito del mundo. Meencata leerte.
Te quiero mucho, no aguanté tu regreso y me fui a comer las fajitas JOJOJOJOJOJOJOJOJO.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

Podría comentarte tantas cosas, pero prefiero regalarte algo. Disfrutalo.

Todo lo mejor para ti, sin acoso alguno de mi parte.

http://www.youtube.com/watch?v=z294aobT3QY&feature=related

Nerim said...

Querido Oswaldo, hacia dias que queria pasarme por aqui, pero la verdad es que he estado ocupadisima investigando cosas, como por ejemplo hacer mi primer video para el blog.

Veo que estas por Houston, aprendiendo y revoloteando en ese mundo de aprendizaje que tantas satisfacciones reporta.

Que el proyecto lo cierres con broche de oro, de eso estoy segura. Sabes? tu te pareces mucho a mi hermano en ese sentido. El es piloto y se ha pasado la vida estudiando y lo sigue haciendo, pues como él dice, no puede dejar de estudiar, hay que estar completamente al día en esta profesión.

Un besote

Naky Soto said...

Oswaldo querido:

Entonces no hay problemas en Houston, más bien y como todo lo que viene de ti, lo que hay son oportunidades y aprendizajes.

¡Me encanta esa sensación que despierta el aprendizaje!, ¡esas cosquillas de abrirte espacio en nociones que vienen a completarte, a buscar terreno donde asirse, a cultivar pues!

Es una necedad decirlo, pero disfrútalo todo, tus pistas con patinadores, las tiendas con ropa para tu recreación de terceros, el clima, la luz y hasta los silencios ;)

Bien espero que a pesar de las acusaciones de rigidez, tus compañeros se vean reflejados en tu maravillosa sonrisa.

Un abrazo grandísimo,

Silvia said...

Que alegria saber de ti, y mas todavia con la certeza de que estas en el lugar correcto y en el tiempo correcto, solo espero que el ingeniero no ocupe todo el tiempo al escritor...

Un abrazote

Silvia

GILBERTO said...

La gente humilde y sabia como tú sabe vivir la vida a plenitud.

"...Algunos días me siento como un novato, deseoso de conocimiento y de aprendizaje, entusiasta..." la única manera de aprender es vaciar la mente cuando es necesario, así hay espacio para odo lo nuevo. Un gran abrazo y éxito, porque la suerte es para los necios :)

Oswaldo Aiffil said...

Hooola Cerecita lindaaa!
Caramba, no aguantaste las ganas de volver a Boston, no te culpo ja ja ja ja. Son muy buenas las fajitas allí. Humeantes, riicoooo!!! Me encanta que estes disfrutando de cosas que te mereces. Un beso enorme!!

Konnichiwa Silma san! Muuchas gracias por ese regalo tan estupendo, que armonía hay entre esos dos seres que parecen haber sido hechos el uno para el otro, que belleza, gracias! Un abrazo querido amigo!

Hola querida Nerim! Mucho éxito en tu proyecto audiovisual. Yo estoy inmerso en el mio, dedicando todas las neuronas a el. Poniendo todo. Gracias muchas por los buenos deseos. Tu sabes bien lo mucho que yo te quiero. Un beso grande!

Princesa! Hola! Gracias por la buena vibra. Cuentos hay muchos. Lo que no hay es tiempo para escribirlos. La ingeniería ha tomado posesión por un tiempo. Ah, pero este escritor es terco, como buen tauro, y aqui está, haciendo presencia por estos lares de Dios. Un gran abrazo y un beso de tu exclusividad, eso si,sin daños a terceros ja ja ja. Te adoro Naky!

Hola Silvia! Cabe la frase que dice que el tiempo de Dios es perfecto. Y así es. Por aquí ando, aprendiendo, observando, caminando, pensando, estudiando y tantos "andos". Es mi presente, y lo estoy viviendo a plenitud. Por aqui se te piensa mucho también. Y demás está decir que se te quiere. Un beso grande!

Hola Gilberto! Gracias por los conceptos. La diferencia está en los pequeños detalles. Esa frase define mi vida. La atención al detalle. Eso es tan importante. Mente vacía y en proceso de evolución. Un gran abrazo!

IMAGINA said...

Una oficina con ventana es un lujo y no haber perdido la capacidad de ver lejos es un lujo extremo del que sólo gozan mentes inquietas como la tuya.
Vivir nuevas experiencias es muy renovador.
hablé estos días con Miguel y su momento tiene cierta semejanza con el tuyo. Curioso ¿no?