Saturday, January 15, 2011

Café Converse


Sentarse a conversar con una persona es la tarea más fácil que uno se puede imaginar. Conversas con el pescador en la orilla de la playa, con el camarero del bar de costumbre, con la persona que te encuentras casualmente en el ascensor, y tantos otros casos.



Tienes la libertad de conversar con quien prefieras y por lo general tiendes a hacerlo con quien más te agrada, con quien te escoge como interlocutor, con quien te busca para aprender algo y así por el estilo.


Pero sentarse a conversar con alguien que no ves a menudo y conoces muy poco, y que la conversación fluya como el agua río abajo es realmente un descubrimiento muy agradable.


Allí pasamos seis o más horas (igual sucedió unos meses atrás) y no parece que hubiesen transcurrido. Lo delata el camarero cuando pasa a tu lado recogiendo las propias mesas y las sillas, signo inequívoco del cierre inminente del establecimiento.


Con ella se puede conversar de cualquier tema, y tiene algo que decir. ¿De qué hablamos esta vez? Futbol, eminentemente. Ella sabe bastante, conoce de jugadores, de entrenadores, de clubes, de historia, todo se va mezclando mientras recorremos las ligas, las anécdotas de juegos memorables, las actuaciones de tal o cual jugador, de aquel país, de éste país. Su saber es enciclopédico.


De béisbol no gusta mucho de conversar, y aunque dice entenderlo, prefiere no hablar de un deporte del que poco domina y mucho menos escribe. Lo suyo es el futbol y el tenis. Ah, y escribir sobre temas cotidianos. No hay día que no deje de pasar a leer sus artículos. Qué bien lo hace con su estilo único.


Es una persona muy sencilla pero al mismo tiempo muy clara de lo que quiere en la vida.


Es ella. Única. Simplemente Mariale.

5 comments:

Antonieta H. said...

Mariale es lo máximo <3 es una de las primeras blogueras que conocí y desde ahí no he podido parar de leerla, espero nos tomemos un día un café los tres, un abrazo negrito bello.

Mariale divagando said...

I'm so flattered! :-)

Te repito lo que te dije ese día, fue un gran placer! Gracias por regalarme tu tiempo.

Creo que voy en unos días, te aviso a ver si tienes un tiempito.


PD: Blue, te debo no un café, sino varios :-P

Oswaldo Aiffil said...

Hola Bluesoul! Mariale es lo más parecido a autenticidad que conozco. Hemos hablado unas pocas doce horas en nuestra vida (o algo así, ¿no, Mariale?) distribuidas en dos encuentros, pero han sido doce maravillosas horas de conversación, definitivamente sin desperdicio. Y si, acepto lo del café de los tres, en Caracas, Maturín o Margarita, Dios dirá. Un beso bella!

Mariale, you DESERVE it, I really mean it!
Avísame cuando regreses para cuadrar el tiempo, que a veces es escaso. Un beso mi flaca bella!

RosaMaría said...

Pues sí que es inteligente y tú además has hecho una semblanza especial. Un abrazo.

Oswaldo Aiffil said...

Hola RosaMaría bella! Mariale es especial. Ese molde se rompió. Ella es muy modesta pero cómo sabe de la vida. La amo! Un beso mi RosaMaría linda!