Sunday, January 10, 2010

Divagación de domingo de enero

Un domingo como cualquier otro. Ando en modo nostálgico y pensativo. He tratado de permanecer alejado de la realidad, quizás como una resaca de diciembre y la Navidad, pero poco a poco los acontecimientos se vuelcan sobre nosotros, cual ola gigantesca y lo cubren todo de lodo. Una devaluación que convierte nuestro dinero en cenizas, que hace trizas nuestro poder adquisitivo, que incrementa enormemente los precios de mil rubros necesarios para la vida, y que trae nefastas consecuencias en un país como el nuestro, azotado por lo que los economistas llaman “estanflación” (mezcla de estancamiento económico con inflación). No puedo evitar pensar en la gran ola de Hokusai, en un mar picado sobre el cual navegaremos este año 2010. Si se fijan bien en la obra, verán a unos navegantes que se aferran a sus barcas tratando de conjurar la fiereza del mar. Así transcurrirá el 2010 para nosotros, los navegantes que buscamos, ante la fiereza de la tormenta, un puerto seguro donde atracar nuestro barco.

Ayer terminé de leer “La sombra del viento” de Carlos Ruiz Zafón (Editorial Planeta, 2008), una excelente recomendación de mi querida Mariale, que he disfrutado línea por línea sus casi 600 páginas de aventuras, suspenso, intriga, misterio, ternura, pasión, tristeza y todos los sentimientos que se puedan imaginar. Ambientada en una Barcelona de primera mitad del siglo XX, viendo transcurrir la Guerra Civil con sus estragos y miseria humana, no leía una historia con tantos personajes con vida propia y tanta creatividad desde “100 años de soledad” del Gabriel García Márquez. Difícil mantener la mente alejada de tanta conjura, tanto misterio, aventura y suspenso como la que se esconde en las líneas de Ruiz Zafón. Altamente recomendable. Me considero un afortunado al recibir tan buenas recomendaciones de mis amigos bloggers o libreros. La literatura ha encontrado su tiempo en mi persona, a pesar de las ocupaciones, y eso es algo que me gusta muchísimo.

Leo también un post sobre los viandantes, que ha escrito mi amiga Lore, y que me ha llevado a recordar ese tiempo en que podía permitirme caminar por las calles del centro de Caracas, por San Jacinto y su reloj de sol (con 200 años de historia), la casa natal de Simón Bolívar, visitar a unos amigos judíos que vendían ropa frente a la casa de Bolívar y que eran como unos tíos queridos para mi, las visitas a las librerías de La Gran Avenida de Sabana Grande, los paseos a pie por San Bernardino, Los Chaguaramos, Santa Mónica y más recientemente por el Boulevard de Sabana Grande (un sitio con mil y un historias). Le comento a Lore que yo solía escoger una casa que me gustara mucho, contemplada durante esos paseos, y la convertía en “mí casa”, y al pasar frente a ella, mientras la observaba, al mismo tiempo me permitía crear muchas historias que ocurrían en ella, conmigo como protagonista. Entre ellas estaba la quinta “Mi Banquito” en Los Chaguaramos, que luego fue vendida y transformada en comercio, por lo cual “hube de mudarme” a otra hermosa casa ubicada en Campo Alegre, como salida de cuentos de hadas, la famosa Casa de La Atalaya (fotografía del post), recientemente derruida sin importar para nada la memoria de la ciudad. Hoy en su lugar se yergue, con altivez e indiferencia, un moderno edificio.
La conclusión es que los días pasan, y las cosas no vuelven a ser las mismas de antes. Y no es precisamente para bien…

*Fotografía de la Casa Atalaya obtenida de Flickr Photostream de Fundación de la Memoria Urbana (Arquitecto Hannia Gómez)

13 comments:

La Hija de Zeus said...

Yo también estoy leyendo un libro (en realidad son 3) recomendado por un amigo bloguero.. Se trata de los libros de Stieg Larson, debido al postgrado me estoy tardando un poco con el tercero.. estas historias me atrapan y me encantan!!
Con las cosas que pasan en este país me encuentro sin saber exactamente que es lo que siento.
un besototote!

Waiting for Godot said...

Me he despertado ayer con esas malas noticias, casi muero, la verdad que ha sido lo que faltaba, sino reaccionamos a esta estamos perdidos. Un beso y Feliz 2010 (a pesar de todo el panorama).

RosaMaría said...

Arriba ese ánimo amigo! Por lo menos el placer de la amistad y la lectura están vigentes siempre para acompañarnos en las desventuras en que nos sumergen los bobernantes (me equivoqué pero lo dejo porque les viene bien el término)
Veré de conseguir el libro que leiste y tomaré la idea de tener mi casa inspiradora, aunque si lees lo que en "etiquetas" pone como Munch, he escrito algo sobre la casa de su cuadro.
Te envío un abrazo con energía positiva.

Pansy said...

Querido amigo, he venido a dejarte mis saludos y mis buenas energias en este 2010, sabes que muy a pesar de todo lo que nos esta ocurriendo a los venezolanos tendremos que hacer de tripas corazones para sobrevivir con dignidad, vienen los cortes de luz la falta de agua y un toue de queda que tenemos ya hace meses por la inseguridad, creo que estamos todos ciegos y sordos, nos estan llevando a la quiebra total y no nos damos cuenta!
(... o no queremos?!...)
Bueno, espero que, a pesar de todo podamos salir adelante...
Te dejo un Abrazo fuerte y todo lo mejor para ti!

Lena said...

!!!!Esa casa!!!!

!!!Esa casa es mi infancia entera!!!

Yo fui a muchos cumples allí!!!

Me has matado, Oswaldo...me has regresado a mi mundo mágico!

No me digas que la tiraron, por favor...mi sueño era que fuera mía alguna vez!!!!

(Oswaldo...gracias por estar pendiente de mí...gracias por tus palabras siempre, por las lecturas, por los correos, por los comentarios!)

Regreso a Mil Orillas.

Reabro el blog.

No con tu amada Gioia (todavía...no te preocupes, volverá) pero sí con un tipo de post que sé te va a gustar mucho.

Estreno una nueva sección que se llama Comer Libros en la que recomiendo lecturas.

La primera entrega de esta serie va de la novela más reciente de un autor venezolano, Juan Carlos Méndez Guédez.

Su novela obtuvo un importante premio en España.

Te invito a que pases porque sé que te va a gustar.

Un abrazo inmenso, querido O.

Que el 2010 pinte bonito...que las dificultades se esfumen!

Antonieta H. said...

Feliz año negrito jajaja aunque ya es 15 de enero, paso por aquí a saludar y a dejarte un abrazo.

La sombra del viento hace unos días mi papá termino de leerlo comprado por recomendación mía jajaja que tanto había leído de los panas blogueros también esta en esa lista de los libros que tengo que leer y ahora que termine con la tesis leeré.

PD: me sorprendió que me dijeras que a veces me leías por twitter jajaja con las tonterías que digo yo por allá, ahh y otra cosa la otra vez leí que la sombra del viento es el segundo libro mas vendido en español después de 100 años de soledad

Oswaldo Aiffil said...

Hola mi bella Zeucita! Los libros de Larsson se venden como pan caliente en las librerías. Yo diría que son el fenómeno editorial más reciente después de la zaga de Harry Potter. No los he leído y tengo una fila larga esperando por mi este año. Leer me da un placer enorme, y tengo la suerte de encontrarme con unos muy buenos libros. Un beso grande mi bella Zeucita!

Hola tierna Waiting! Y eso no es la tapa del frasco (la devaluación); después vino el problema del racionamiento eléctrico, y quien sabe cuantas sorpresas nos esperan si apenas estamos en enero. La ola de Hokusai personifica fielmente el acontecer nuestro en el año 2010. Un beso enorme mi linda Waiting!

Hola mi RosaMaría! Bien lo dijo Ernesto Sabato: "Lean lo que les apasione, será lo único que les ayude a soportar la existencia". Toda la razón. A seguir leyendo. Lo de bobernantes le cabe al pie de la letra. Un beso mi RosaMaría!

Hola Pansy bella! Es verdad, nos cayeron todas las plagas juntas, y contra eso es lo que tenemos que luchar, como Quijotes, no queda otra. Muchas gracias por tu buena vibra! Un beso!

Hola Lena, Lenita, Lena! Primero, la casa de nuestros sueños ya es eso, un sueño, porque en su lugar se yergue un majestuoso edificio llamado paradójicamente "Manantial". Ya esa calle no es la misma, y nunca más lo será. Queda el recuerdo, la fantasía y la magia con que "La Atalaya" impregnaba esa calle.
Espero a Gioia con la paciencia de los amantes, ¡mi Gioia! Gioia on my mind!
Ya vi tu post (alegría!) y el autor que recomiendas en esta entrega. No tenía la menor idea de su existencia y ya tiene varios libros en publicación. Lo voy a tener muy en cuenta en mis visitas a las librerías. Gracias Lena y bienvenida seas siempre al mundo blog. Gracias por la buena vibra que siempre dejas en este lugar. Sencillamente muy agradecido. Un beso enorme!

Hooola Blueesoul!!! Recibo tu abrazo con el cariño que ya sabes que te tengo. "La sombra del viento" es una recomendación de mi bella flaca Mariale, y confirmo que es una novela muy entretenida, con tantos personajes e historias dentro que me hizo recordar a "Cien Años de Soledad". Definitivamente es una buena lectura.
Con respecto a Twitter, si, te sigo también por allí, y a unos cuantos que ni se imaginan. El twitter es muy entretenido, pero por la misma inmediatez ha hecho a más de uno cometer no pocos errores, cosas que se lanzan al viento sin imaginarse las reacciones. Soy testigo. Aún así no me animo. Mi vida virtual se circunscribe al blog, para todo lo demás, Mastercard, mentira, la vida real, que ya es bastante entretenida. Muchos besos mi querida Bluesoul! Se te quiere mucho por estos lares de Dios!

Lorena said...

Oswaldo, me dejas muda...

Hoy no ha sido un buen domingo...

Tengo esa mezcla de sentimientos que bien se describen en la novela de Safón, (dicho sea de paso, excelente novela)y que no se por donde empezar a definirlos para tratar de reubicarme en este contexto llamado "VIDA"...

Llego a la misma conclusión que tu: Los días pasan como un gran rayo, dejando a su paso una gran ola de cambios y como bien dices tu no son para bien!

Pasa por mi blog, ya conseguí el acetato del negro Quintero. Se llama "Hablando a tus Sueños" en donde está la no menos famosa "Baila Conmigo"...

Allí está "Ya no somos los mismos"... Definitivamente no lo somos, ni nosotros, ni lo que nos rodea, ni lo que vemos, menos lo que sentimos o estamos sintiendo...

Mil cariños y nos debemos la conversa... está pendiente, ok?

Oswaldo Aiffil said...

Hola Miss Lore! Casi coincidimos en esta casa virtual. Verdaderamente ya no somos los mismos, como decía aquella canción de Frank Quintero. Me encantó ese acetato. La presentación, los temas, los músicos, a ver si recuerdo, Tim Landers, Vinnie Colaiuta, wow, la guitarra de Leo Quintero, increíble. Buenos recuerdos Lore, paso a tu blog. Besos!

Lorena said...

Oswaldo, ese el el acetato, estás en lo cierto. Tim Landers, David Garfield, Brandon Fields, Michael Fisher, Vinnie Colaiuta, Leo y inconfundible voz de Maricruz en los coros... Aguasanta Ermini en el video de "Baila Conmigo", puro 80´s. hay que conseguir ese acetato en cd, el primero que lo consiga la pasa el dato al otro.
Un besito y descansa!

Oswaldo Aiffil said...

Wow Lore! Todos grandes músicos y el sonido es excelente, muy bien producido ese disco, yo lo guardo como un tesoro. Pendiente de buscar el CD. Muchos besos!

Silvia said...

Hola Oswaldo! Tu post me hace reflexionar sobre las coincidencias que tenmos y después de saltar todas con un "es que somos contemporaneos" "vivimos las mismas cosas" llego a lo que escribistes de "tu" casa y muerta de risa recuerdo la mia (así igualita una casita a pocas cuadras de casa de mi mamá, la cual hasta remodelaba y decoraba sin nunca haber entrado!!) entonces comprendo que las casualidades no existen y que seguramente nos encontramos mil veces caminando por ahí! sin saber que tendriamos este sitio para conocernos en el futuro!! en este futuro!

Besos!

Silvia.

Oswaldo Aiffil said...

Hola mi querida Silvia! Verdaderamente muchas cosas coinciden. ¿Los astros? ¿La edad? Quién sabe. Me encanta la buena vibra que siempre dejas cuando pasas. Un beso grande!