Friday, May 01, 2009

Hablar sobre uno mismo...

Lo difícil de hablar de uno mismo consiste en que lo que se dice pasa, inevitablemente, por el filtro de nuestra visión subjetiva de lo que se vive o dice. Así que la realidad que describimos queda automáticamente desvirtuada desde el mismo instante en que comenzamos a describirnos, a relatar quienes somos.

Pero, ¿y quién mejor que nosotros mismos para describirnos? Mucho más cuando el auditorio no nos conoce. Todo un dilema que resolver.

Hace poco tuve frente a mí a un sujeto que se describió rápidamente como un hombre feliz. Mientras él se describía como tal, yo lo miraba directamente a sus ojos, y lo que ellos me transmitían no parecía tener puntos de acuerdo con lo que decían sus palabras. Sus gestos, su expresión facial lo desmentían categóricamente. Lo miré mientras me hablaba y sólo atiné a preguntarle a qué hecho atribuía él mismo ser un hombre feliz.

Su respuesta me sorprendió, no sé si por la prontitud de la misma, por el divorcio que representaban sus palabras con su comportamiento diario o por otras razones que harían muy larga esta divagación. Esbozó como causas de su felicidad una serie de factores de índole material. ¿Será posible? Aún así, su expresión corporal parecía no soportar lo que estaba escuchando de sí mismo. Su rostro se desdibujó ante mí. Yo solamente observaba. Y aprendía sobre lo complicada que puede llegar a ser en oportunidades la conducta humana.

Este es sólo un ejemplo que se repite a menudo. He tenido ante mí individuos que han pasado hablando de sí mismos más de una hora, sin percatarse que la razón principal de su presencia allí era el diálogo, y nunca el monólogo interminable sobre sí. He sido paciente, los he escuchado, y me he puesto luego a pensar y reflexionar sobre la conducta de nosotros, los humanos.

A mi escritor favorito, Haruki Murakami, no le gusta hablar de sí mismo. Es reacio a dar entrevistas, quizá por el mismo motivo. Y es su característica mostrar, según mi propia interpretación, en boca de sus personajes, rasgos importantes de su propia personalidad. Son rasgos muy interesantes desde mi punto de vista. Pienso a futuro escribir un post sobre lo que para mí son esos rasgos personales interesantes del escritor, mostrados a través de los personajes de sus obras.

En “Sputnik, mi amor”, una de sus obras, nos confiesa a través del protagonista, un profesor de primaria, las razones por las cuales rechaza hablar de sí mismo.

El profesor dice que cada vez que le toca hablar de sí mismo se siente confuso. Se ve atrapado en la clásica paradoja a la que conlleva el contestar a la interrogante de “¿Quién soy?”.

“Si se tratara –dice- de simple información, pues nadie mejor que yo para dar todos los detalles. Sin embargo, cuando hablo sobre mí, ese yo de quien hablo queda automáticamente empobrecido, limitado y condicionado precisamente por ese otro yo, que soy yo mismo, ¿victima de quién? Pues de mi propio sistema de valores, de mi sensibilidad, de mi capacidad de observación, y de otros condicionamientos. Por lo tanto, ¿hasta qué punto se ajusta a la realidad ese yo que retrato? Sin embargo, he visto otras personas que no parecen sentir el mismo temor cuando se trata de hablar de sí mismos. Se describen sin ningún pudor como seres sinceros y francos, y luego, a la vuelta de la esquina, he visto a esos mismos “sensibles” innumerables veces herir, así sin más, los sentimientos de los demás. Estas son cosas que me llevan a pensar sobre qué es lo que en realidad sabemos de nosotros mismos”.

Lo cierto del asunto es que cada vez que nos encontremos ante la disyuntiva de hablar sobre nosotros mismos tratemos de ser lo más objetivos en nuestras descripciones y al mismo tiempo, lo que decimos debe estar en completa armonía con lo que transmitimos a los demás, que en oportunidades nos describe mucho mejor.
*Fotografía: Leeni en Flickr.com

14 comments:

Antonieta H. said...

Yo detesto que la gente hable de si mismo porque la mayoria de las veces es como tu relatas, prefiero que la gente hable de mi, de como me ven ellos aunque a veces no me guste lo que hablen :) tema complicado que escogiste hombre jajaja

Por cierto la imagen quedo perfecta

Besitos y ya he pasado dos días por el mismo sitio y no me he vuelto a caer, buena señal.

Lena said...

Muy buen post, Oswaldo!

Yo no resisto esos monologos autojaculatorios....

Hablo poco de mí, creo que soy timida hasta conmigo misma.

(jaja)

Un beso!

.:*:. Ferípula .:*:. said...

A ver... aver...
Primero: hola!Cómo estás tú?
( y comenzarías a hablar de tí)
No es cierto?
(y responderías tú)

Te gusta que te visite?
(sería feo que me responas con un silencio, hablaría extraño de tí)

Qué opinas de mi nuevo post que habla de mí?
( comenzarías a dar una opinión subjetiva, porque somos amigos, y en ello iría tu propia mirada-subjetiva- sobre mi propia experiencia- limitada a un post.)

En conclusión, hablar es sólo una herramienta. Decir, es mucho más.
Se dice con la mirada, con un gesto.
Se desdice con ciertas palabras también.

Para mí la palabra es una bendición! Y cuando hablo de mí, es darme. Le doy a quien me escucha algo de mí, con todos los tintes humanos... porque es imposible separarlos.
Esto nos lleva a la verdad.
Es verdad lo que digo de mí?

Esto te lleva al valor de la verdad, aunque será subjetiva...
Entonces el diálogo se impone, de manera graciosa y hasta irreverente:
charlamos? De vos, de mí, de nosotros, de ellos...

:)

Y hasta ciertos monólogos son interesantes!!!
Acá hubo un humorísta histórico: Tato Bores (buscá en youtube).
Era tremendo por su calidad, precisión y agudeza humoristica (con tenor político-social).

Te va a gustar! Y a divertir...que no es poco.
Besos de tu exclusividad!!!!!

Capochoblog said...

Yo, la verdad, soy sumamente dura y realista con todo, así que cuando hablo de mi misma parezco una misión imposible (que se autodestruye en 5 min), así que mejor miro con buenos ojos a los demás y me dejo en paz...

Besos!

P.S: Quiero mis aviones cargados de besos :S

azul said...

A veces jugando con amigos a Si fuera...piensas en alguien y te van preguntando ..si fuera una flor que seria? un animal? una película ? y vas comparando...

Cuando te pones en juego ...el tiempo se dilata y te das cuenta que es muy difícil compararte con nada ....

Que fácil es hablar de los demás y no de nosotros mismos...

Y sin embargo cuando en una conversación normal estamos escuchando ...en la cabeza solo tenemos el yo....yo haría, yo sería, yo diría...esperando que el otro acabe para decir algo con el yo delante ...

No somos nadie y nos creemos jueces y fiscales

Un placer conocerte, hasta la próxima

Waiting for Godot said...

No me gusta hablar de mi misma, casi nunca lo hago. Besos.

Gilberto said...

Si tu no hablaras de ti y yo de mí tal vez jamás nos hubieramos conocido. "¿Quien soy?", la eterna pregunta del que busca la paz espiritual. Muchos temen ver hacia dentro, porque se horrorizan de lo que verán, porque saben quienes son, pero su ego no los deja aceptarlo.

Como siempre un placer leerte.
Te dejo un abrazo.

Lorena said...

Oswaldo, que tan ciertas suenas estas palabras de tu post. Muchas personas pasan un buen rato de sus conversaciones adulándose o alardeando de lo que son, que hacen y que dejan de hacer... es como si estuviesen en subasta pública y se llenan la "bocota" diciendo una cantidad de cosas que no están acorde con lo que expresan ni corporal, mucho menos con el modus vivendi... Lo que si me parece imporante y en eso le doy la razón a Gilberto, es en la importancia que tiene la introspección... es tan difícil verse a uno mismo por dentro... es difiícil a veces aceptar tal o cual conducta, más difícil aun es alcanzar logros y metas... es muy difícil ver el alma y no aterrorizarse de lo que uno consigue dentro...

A mi no me gusta hablar de mi, prefiero que con la conexión y el compartir diario las personas descubran eso que yo soy por dentro y que me hace cada día más "Lorena"...

Excelente post!!! Cariños y feliz semana, sin más temblores, por fis!!!!

Mariale divagando said...

Qué interesante post! Interesantísimo, y me quedo corta!

Yo me gasto un ego más grande, más duro y más descarado de lo que quisiera. Por esa razón hablo MUCHO de mí misma y no me cuesta decir la verdad sin importar si me va a dejar mal parada; cuando hablo de mí, sale lo que soy, aun cuando no sea capaz de responder directamente y sin divagar a la pregunta "¿Quién soy?", lo que soy es eso que muestra mi actitud y mis palabras, ni más ni menos.

A diferencia del individuo que te dijo que es feliz, yo nunca he podido decir eso sobre mí. No porque lleve una vida amarga y desgraciada (porque afortunadamente no es así), sino porque soy un ser bastante inconforme con la realidad, así que en todo momento siento que me faltan muchas cosas -que probablemente jamás alcanzaré- para decir que soy FELIZ. Sin embargo, sin contradecir la nube negra que llevo sobre mi cabeza ni a mi sincera cara de cañón, soy capaz de definirme como una persona afortunada, que tiene en su vida muchos de los elementos que hacen falta para armar MI concepto de felicidad.


En el texto que citas encuentro una línea muy interesante: "he visto a esos mismos “sensibles” innumerables veces herir". Tal vez yo tengo los conceptos un poquito movidos, alejados de los de las demás personas, pero EN MIS CONCEPTOS eso es perfectamente posible, viable y razonable. Es decir, yo me considero una persona franca, sincera y sensible, eso lo puedo afirmar; pero eso no me hace incapaz de herir! Mi propia sensibilidad me hace vulnerable, los seres vulnerables creamos -o nacemos con- mortíferos mecanismos de defensa o mecanismos de prevención no siempre justificada, y con frecuencia tendemos a herir a otros que a veces lo merecen y a veces no, a veces lo hacemos conscientemente y a veces no, a veces lo hacemos intencionalmente -que no es lo mismo que conscientemente- y a veces no...


En fin, ya ves que toda mi divagación de comentario fue sobre mí. No sé si eso sea bueno o malo, tal vez aburre horriblemente a quien tengo enfrente, pero si es alguien que me conoce sabe inmediatamente que le estoy ofreciendo mi mayor muestra de respeto: lo estoy considerando merecedor de recibir un mínimo dato SOBRE MÍ, le estoy entregando una llave. Porque si hablo con alguien que no lo merece, muy bien puedo mantener una conversación de 2 horas sobre teoría económica o sobre producción agropecuaria, poniendo cara de "Qué entretenida velada!" y mientras pienso "No me interesa conocerte, por ende no me interesa que me conozcas".

Cabigoes said...

Buen post!

Creo que hablar de sí mismo es como díficil! A mi por lo menos cuando me preguntan como soy, respondo con unas palabras un poco grotescas quizá, "ni yo me conozco!, que sabes de mí?".

Claro, que no es malo decir que pensamos nosotros mismo, y así dar con algo que no esté bien en nuestra conducta. Sin más nada que decir, ya lo has dicho todo! Saludos!!!

Maie said...

como siempre que paso por aca...un post muy interesante.... yo creo que en la medida en que maduramos y caminamos hacia la sabiduria...nos alejamos mas de hablar de nosotros mismos...

Oswaldo Aiffil said...

Hola a todos!
He estado alejado durante una semana de internet. Gracias por permanecer. Se les quiere mucho por estos lares de Dios!

Hola Bluesoul! ¿Hablar o no hablar? ¿Y quién mejor que uno para hablar de si mismo? El asunto va en la veracidad de lo que hablamos de nosotros mismos. Muchas veces esa misma realidad nos puede contradecir, y nos deja desnudos. Menos mal que pararon las caídas Bluesoul. TQM, besos!

Hola Lena bella! Bueno, uno habla si le place, yo cuento mucho sobre mi estado de ánimo, anécdotas, vivencias, sobre lo que leo y escucho en la música. Yo se que tu me entiendes bien. Besos!

Hola querida Feri! Como para sentarse en un café y pasar largas horas de charla y conocimiento, ¿no? Mucho me gustaría contigo. Besos, muchos besos!

Naaaaaaaaaanyyyyyyyyyy beeeeeeeellaaaaaaaaaa!!!
Tu hablas mucho de ti a través de lo que escribes. Así te entiendo, así me llegas, así te he construído, así eres para mi,y me gusta como eres. Antonov en overhauling, los besos los verás esta noche en el cielo, en cada estrella que divises, te pertenecen, cuando quieras! TQM!

Hola Azul! Bienvenida eres a esta casa virtual. Pasa con confianza, aquí te agradecemos la buena vibra que nos traes y te invitamos a compartir. Todo es según el color del cristal con que se mire. Si es un espejo, más todavía. Por allí van los tiros. Abrazos!!

Hola tierna Waiting! Nada tiene de malo en que lo hagas. Lo que trae implícito la divagación es el hecho de la objetividad de lo que uno dice de uno mismo. Ahí está el detalle. Besos tierna!

Hola Gilberto! Nos conocimos porque simplemente así estaba escrito en las estrellas el día en que vinimos a este mundo. Con lo que escribo o sin ello, nuestros caminos se iban a cruzar, ¿no lo crees? Mirar hacia dentro, encontrarse con uno mismo, eso es otro tema. Un abrazo amigo!

Hola Miss Lore! Hay personas que se acercan a nuestras vidas, y nos llegan a conocer tan bien, tan profundo, que en ocasiones da la impresión de saber tanto o más que nosotros mismos. Ellos ven la imagen que damos, en acciones, en palabras, en emociones. Ellos saben mucho sobre quienes en realidad somos. ¿Cierto? Muchos besos Lore!

Hola Mariale! Esto es un post! Leo que aceptas que pueden haber personas sensibles que al mismo tiempo van por la vida hiriendo a los demás. Disiento porque, ¿dónde queda lo sensible? Dentro de lo sensible se incluye lo tolerante, ¿no? Y tolerar incluye evitar herir a los demás. Sin embargo, cada quien tiene su esquema mental, y en el cuadra sus pensamientos de lo que es bueno y lo que es malo en la vida, lo que es correcto y lo que no es.
Sobre el post que escribí y las razones que me motivaron a ello, la respuesta la encuentro en el "Libro de los cinco anillos" de Miyamoto Musashi. Allí, Miyamoto san escribe (igual aplica para mi post): "Es absolutamente imposible escribir esta ciencia con la precisión con la que la entiendo en mi corazón. Sin embargo, aunque las palabras sean insuficientes, los principios deben ser evidentes por sí mismos. En cuanto a lo que está escrito aquí, podéis deteneros sobre cada una de las palabras. Si pensáis en ellas de una manera general, malinterpretaréis muchas cosas". Besos Mariale!!

Hola Cabigoes! Bienvenid@ a esta, tu casa virtual. Puedes pasar y servirte un tecito, una infusión de mandarinas o un buen café. Por aquí agradecemos tu presencia. Claro que nunca estará mal decir lo que pensamos de nosotros mismos, claro que no. Un abrazo de bienvenida!

Hola Maie! Antes que nada, besos a mi Luna bella! Sabias tus palabras. La Sabiduría nos adentra en el alma y nos aleja de nuestro ego. Muchos besos Maie!

RosaMaría said...

Pues si... he quedado con la mirada fija en la pantalla preguntándome quién soy y me quedé en blanco, buceando, sigo preguntándomelo y mirá que me conozco hace mucho.Surgió otra pregunta ¿Soy buena persona? y creo que surgirán muchas más. Muy profundo post como todo lo tuyo. Un abrazo

Oswaldo Aiffil said...

Hola Rosa María! Esas cosan pasan, es encontrarse con uno mismo. Sobre si eres o no una buena persona, aparte de ti, muchas personas ya lo deben saber. Ciertamente el post tiene unas cuantas aristas que explorar. Un beso Rosa María!