Saturday, January 26, 2008

Los sonidos del silencio...


Me he puesto a investigar sobre el silencio, sobre los sonidos del silencio, y he encontrado tantas respuestas sabias.

Entre otras cosas he descubierto que el silencio absoluto, es decir, la ausencia total de sonido, no existe. El silencio, como titulé mi anterior post, es relativo.

Encontré una historia de un maestro que envía a su pupilo al bosque a escuchar, luego el pupilo viene a contarle que oyó el trinar de los pájaros, el zumbido de las abejas y esas cosas. El maestro lo vuelve a enviar muchas veces hasta que un día el pupilo le cuenta que escuchó “el inaudible sonido de las flores abriéndose, el sonido del sol saliendo y calentando la tierra y el de las hierbas bebiendo el rocío de la noche”. Fue allí cuando el maestro asintió, y dijo: “oír lo inaudible es tener la calma necesaria para convertirse en una gran persona. Recién cuando se aprende a oír el corazón de las personas, sus sentimientos mudos, sus miedos no confesados y sus quejas silenciosas, una persona puede inspirar confianza a su alrededor; entender lo que está errado y atender las reales necesidades de cada uno”.

El Maestro Ramakrishna nos muestra el valor del silencio con estas palabras:


"La abeja revolotea zumbando
hasta tanto no se posa sobre la flor
y liba la dulzura de la miel que hay en ella.
Pero, una vez dentro de la flor,
degusta el néctar silenciosamente.
Mientras el hombre disputa
sobre doctrinas y dogmas,
demuestra que no ha probado
el néctar de la verdad.

Una vez que lo prueba, se torna silencioso."


Por su parte, Simon & Garfunkel nos describen poéticamente el significado de los sonidos del silencio.

Excelente tema, éste del silencio, para reflexionar un poco en estos días…
*Obra del post: "Los sonidos del silencio" de Annrika McCavitt
*El poema de Ramakrishna lo transcribí del blog Alcione, de Chile

22 comments:

Lycette Scott said...

Hola mi corazón te tengo medio botado, no es intencional es que ando vuelta loca, pero sabes que siempre es el mejor de los placeres pasar por acá.
Besitos

Rosa said...

Hola Oswaldo, casi no he podido escribir pero siempre paso apurada a leerte, lo cual no es bueno, hay que leerte con tranquilidad. Un abrazo

Waiting for Godot said...

Me ha parecido excelente,tan lleno de verdad, porque solo quien se detiene a escuchar escucha las cosas como realmente son. Muchos besitos.

Nerim said...

Querido Oswaldo, ha pasado un tiempito desde la ultima vez que vine a visitarte. Es que he tenido el ordenador out of order y todavía no está resuelto del todo el problema. Espero que pronto pueda seguir el ritmo de antes tanto al visitar otros blogs como escribir los comentarios.

Tu post de hoy dice una gran verdad, el silencio absoluto no existe, todo está lleno de sonidos.
Yo desde que sufrí el infarto de oído hace ya 7 años y a raiz de ello quedar sorda al 100& del oído derecho, me ha costado mucho acostumbrarme a ese ruido interior constante que no es ni más ni menos que el ruido de la circulación de mi sangre, "el sonido del sordo" le dicen.
Al oir perfectamente del oido izquierdo, lo que más me traumatiza, no es haber quedado sorda del derecho, lo que nunca podré aceptar es ese ruido constante que nunca, nunca cesará hasta que siga circulando mi sangre por mis venas. Un ataque me quitó mi silencio y me dejó este insoportable ruido.
Un fuerte y silencioso abrazo

AnGe!... said...

Siempre es un gran placer pasar a leerte Oswaldo! Cada vez que paso por aquí aprendo cosas nuevas! Gracias por eso! Besos! ^^

Benedetto said...

Caro amico!


Tus reflexiones tienen total asidero.

Vital es saber escuchar; y crucial al momento de "evaluar" y "evitar" discusiones innecesarias; o confrontaciones desmedidas.

Si nos habituàsemos a ello, con toda seguridad serìan muchas las amargas disputas que podrìan evitarse, tan solo dejando las respuestas para los momentos màs neutrales de la conversaciòn; nunca para los momentos màs àlgidos o cargados de adrenalina.

Cuando alguien nos ofende; o cruza el umbral personal de cada quièn, se arriesga a no escuchar verdaderamente el argumento de su interlocutor; y entra en un temeraria espiral de ira y incomprensiòn.

Me gusta la adaptaciòn de lìneas zen que haces.

Como siempre, a tu estilo.



Un grosso abbraccio!




Beny.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Liz! Tranquila, ya se que el tiempo es corto y las ocupaciones múltiples impiden hacer ciertas cosas que uno desearía, pero es bueno saber que estas allí. No me olvides. Un beso!

Hola Rosa! Pues si, apurada no es bueno, tienes que venir con tranquilidad y paciencia para captar el mensaje que hay en cada post. Chances are, anyway (de todos modos, oportunidades hay). Un beso!

Hola Waiting! Gracias por los besitos, directo al corazón. La clave está en detenerse, para poder escuchar los sonidos del silencio. Un beso!

Hola Nerim! Nada que no pueda resolverse con el ordenador. Dale tiempo al tiempo y todo volverá a su lugar. Me quedo de una pieza con tu relato del infarto, Dios, aprender a vivir con ese ruido es lo que queda. A mi entender, vas muy bien por donde vas. Te quiero tanto! Un beso!

Hola Ange! Es placer es para mi recibirte a ti y a tu hermana, la Señora Sensual, dos visitas de lujo en esta casa virtual. TQM, un beso!

Benedetto, caro amicoooo!!! Me gustan tus reflexiones, plasmadas en tu comentario, captas bien la esencia de todo, y eso es muy bueno. Un grande abbracio caro amico, ci sentiamo!!

Javier said...

Hola amigo, sencillamente venir a tu blog es una gran terapia de relajación siempre traes unos post que invitan a eso con consejos, cuentos y sabiduría.

Saludos

Lully said...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Los sonidos del silencio, se perciben con el alma. Dulce mensaje nos dejas.

Te dejo besitos amistosos desde Colombia!

Gilberto said...

Alguna vez has escuchado el ténue sonido de la tormenta que se acerca? O el primer trinar de las aves cuando la tormenta se aleja? Oswaldo, inevitablemente la vía te llama. Buena serie de artículos.

Un abrazo.

El Trimardito said...

El silencio es un arma irrefutable, pues no le da la más mínima señal a quién desea escuchar.
Eso es lo que he aprendido con tu post, gracias Oswaldo.
Por cierto, te quería comentar que mi sobrinita, se ha ido recuperando muy lentamente, aunque no tiene fortaleza mental, le estamos dando mucho apoyo y amor.

Saludos!!

Fósforo Sequera said...
This comment has been removed by the author.
Fósforo Sequera said...

Sí, el silencio es necesario para poder compender los mensajes que van llegando, para apreciar los sonidos que no se perciben de primer momento. Igual pasa en la música, son necesarios los silencios.

Un abrazo.

Maie said...

Excelente post para reflexionar...
Saludos

JorgeKley! said...

El Silencio de verdad da mucho de que Hablar!!
Ironico verdad!!

Pero en Fin he leido muchos Blogs ultimamente y el silencio esta en Boca de Todos!! (Otra Ironia)

como deje un comentario en el Blog de M@R

"El Silencio no es mas que otra estacion del Metro de Caracas"

.:*:. Ferípula .:*:. said...

Escucho tanto....
Sabés? Yo no soy muy conversadora, mas bien observo, escucho, pienso...
y vuelta a la rueda.

Escucho a lo lejos y a lo cerca...
pero lo que más me cuesta escuchar es a mi propio corazón...
qué injusta soy.
A veces me siento presa de mis silencios.

Beshitos!

Ross said...

QUe Asertivo, sabes Osawaldo?, que yo siempre he disputado con mi esposo porque yo le dijo que mi mente no puede estar en silencio, que como hago para que se queden las hondas alfas sin nada de fondo si siempre hay algo que susurra, incluso muchas veces no se que es, pero dijo sera música clásica, sera un sonido de afuera,,que sera,,,definitivamente mi mente no puede estar en blanco pero si relajada..
Me encanto la explicación tan poética del silencio...es inspiradora y desestresante..
Ay veces no entiendo porque la gente le tiene miedo al silencio,,,
para mi el miedo es a no hablar por falta de confianza, no hablar por temor,,,pero no momentos de soledad (claros soledad pequeña o mejor dichos momentos de soledad o periodos de receso) porque la soledad es el alma vacía,,,ay estoy ya escribiendo muchos,,,besitos y gracias una vez más por este post.

JENNY said...

Hola Oswaldo! Vengo después de muchos días de ausencia a saludarte.. pero lo hago de puntillas!! Jejeje es broma, este post es muy bonito y muy acertado.... Aprender a conocer a los demás más allá de su silencio y el valor que tiene el mismo.

Siempre me dejas pensando...

Un fuerte abrazo y pasa para que veas a Sophi!!

La LLama Violeta said...

Hola Oswaldo...

sabes q hasta hace poco viví en un edificio donde se sentía todo tipo de ruidos, cornetas, gritos y demás, es una de las calles más transitadas de mi pueblo... me acostumbre tanto a eso, q cuando me mude a la casa donde vivo hoy día me preguntaban q tal el cambio? siempre respondí: "me duelen los oídos de tanto silencio"...

Por dios santo q me dolian los oidos, me daba una desesperacion terrible, extrañaba el escandalo de mi edificio... mejor dicho, aun lo extraño...

Alli entendi... que q lo q era para mi silencio, no existia... esto si es silencio... uffff...

Oye te invito a pasear mi ultimo post... y esta pendiente porq viene algo para ti....

Yashvé ♡ said...

♡ Hola Oswaldo!..
Que post tan lindo..
te comento mientras escucho la canción de Simon and Garfunkel... Que rico!
No es silencio absoluto pero me hace concentrar tanto que la melodía me conecta con mi corazón.

Yo soy de las que necesita del silencio que te conecta con el alma, necesito momentos de solo escuchar el latido de mi corazón.

unocontodo said...

Sobre todo en este país hoy día, necesitamos tanto escuchar el silencio... hay que ir por él.... Saludos.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Javi! Más o menos lo he ido dibujando así. Me alegra tanto que tantos lo disfruten. Divagación tras divagación. Ya sabes que por aquí siempre serás bien recibido. Un abrazo!

Hola Lully! Bienvenida eres a esta casa virtual que te recibe con los brazos abiertos. Has dado en el clavo. Es con el alma que se perciben los sonidos del silencio. Pasaré por tu casa a visitarte y a conocerte. Un beso por adelantado!

Hola Gilberto! Dos sonidos imprescindibles de escuchar, y que permanecen durante mucho tiempo en la mente. La vía siempre está alli, esperando que nos acerquemos. Gracias por tus conceptos. Un abrazo amigo!

Hola Tri! Gracias por contarme sobre la niña bella de tu sobrina, que también es mi niña. Mucho amor hay que darle porque el amor todo lo puede. Se dice que uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice. Da para mucho este tema del silencio. Un abrazo amigo!

Hola Fósforo! Encantado de tenerte por estos lares. Tú que sabes de entrar en clave, también sabes que en la buena música, en el jazz, por ejemplo, son imprescindibles los silencios, las pausas. Un abrazos!

Hola Maie! A eso nos lleva este tema del silencio, inevitablemente, si podemos hacer una pausa y percibir lo inaudible. Un beso!

Hola JorgeKley! Bienvenido eres a esta casa virtual que te recibe de buena gana y te agradece la buena vibra que traes. Curiosa paradoja, eso de que el silencio está en boca de todos. Un abrazo!

Hola querida Feri! Hay tiempo para todo, tiempo para escuchar y tiempo para hablar. Tiempo para mirar hacia dentro y escucharnos a nosotros mismos. Todo tiene su tiempo en esta vida. Un beso linda!

Hola Ross! El miedo es, quizás no al silencio sino al encuentro con uno mismo. Si no se está preparado no se sabe qué hacer en esos casos. Uno se pone a buscar en los libros y en la red de redes y se encuentra con bastantes disertaciones, muchas de ellas muy interesantes, sobre el silencio. Y mira que se aprenden cosas. Un beso!

Hola Jenny! Ya pasé y miré lo linda que está Sophi. Que bonita está tu beba. La idea es esa, ponernos a pensar bastante sobre diversos temas. De allí he aprendido muchísimo, sobre todo con los comentarios de ustedes. Un beso!

Hola Bexza! Sucede que uno se acostumbra al ruido exterior, y de repente, si este ruido disminuye, se produce una especie de descontrol orgánico, en ese momento es el silencio quien pasa a producir el "ruido". ¿Viene algo para mi? Wow, seguro que es algo bueno, viniendo de tu parte. Un beso!

Hola Yazz! Yo también necesito esos momentos, en los que percibes el latido de tu propio corazón. Gracias por permanecer. Se te quiere mucho. Un beso!

Hola Horacio! En estos momentos hacen mucha falta esas pausas, esos silencios. Buen tema éste, me ha agradado el intercambio. Un abrazo colega!