Sunday, March 11, 2007

La clave es el liderazgo...


Trabajo en una empresa de ingeniería de consulta donde se realizan labores de equipo, es decir, cuando hay que acometer un proyecto se designa a una fuerza especial de tarea para realizarlo.


El grupo en cuestión realiza tareas multidisciplinarias dentro del proyecto, lo cual implica la creación de subgrupos en materias específicas, tales como electricidad, procesos, civil, instrumentación, mecánica, tuberías, ambiental y planificación y control.


Todos persiguen un mismo objetivo, la terminación exitosa del proyecto. Siendo tan diversos los equipos y las disciplinas de ingeniería que los forman, es natural que lo que los hace diferentes de otras fuerzas de tarea, y más aún, lo que los hace exitosos, es el liderazgo.


Cada materia específica tiene un líder, el cual, entre otras cosas tiene que garantizar que su equipo de trabajo logre los objetivos de la fuerza de tarea, con los requisitos de calidad que el cliente o dueño del proyecto desea y en los lapsos de tiempo previstos.


Dentro de cada grupo, cada individuo tiene tareas que debe cumplir, bien para satisfacer a otros dentro de su propio grupo, bien para satisfacer a otros dentro de disciplinas diferentes que requieren su trabajo como entrada de datos para el suyo.


El proyecto entonces es dirigido como una orquesta, donde hay sección de metales, de cuerdas, etcétera, que deben ejecutar una pieza dentro de un patrón establecido, donde hay un público que la conoce y la sigue, haciendo el papel del cliente en los proyectos, y el cual espera patrones de calidad que deberían cumplirse para garantizar el éxito de la pieza.


Para que esto ocurra, el liderazgo es fundamental.


Sucede que hay proyectos buenos, realizados en el tiempo previsto, con las expectativas del cliente satisfechas y a su vez proyectos que son un verdadero desastre, teniendo como única diferencia la motivación de las personas que componen los grupos y el liderazgo efectivo ejercido sobre esas mismas personas.


Se ha escrito muchísimo sobre liderazgo. En las librerías hay montones de obras dedicadas a este tema, que pueden consultarse y estudiarse para mejorar este aspecto tan clave en el desarrollo de las organizaciones.



Hace años que tengo un artículo que consulto cuando me parece que las cosas no se están haciendo como deberían, y que establece algunas diferencias importantes entre un líder bueno y un líder malo. Lo resumo a continuación:



Un líder bueno:

  • Da ideas innovadoras.

  • Escucha a sus colaboradores.

  • Asume sus riesgos con responsabilidad.

  • No se da por vencido y busca nuevas opciones.

  • Es optimista.

  • Valora a la gente.

  • Es proactivo.

  • Anota todo lo que es relevante e importante, sin dejar nada a la memoria.

  • Motiva con el ejemplo.

  • Escucha a sus subordinados.

  • Comparte prioridades y expectativas con el grupo.

  • Es leal con los miembros del equipo.

  • Mantiene el autocontrol cuando las cosas no marchan como deberían.

Un líder malo:

  • Da ideas conservadoras.

  • Impone sus órdenes.

  • No asume riesgos.

  • Se da por vencido con facilidad sin buscar nuevas opciones.

  • Es pesimista.

  • No valora a la gente.

  • No obtiene respuesta a las situaciones.

  • No anota, confía en su memoria.

  • Desmotiva a sus subordinados porque no hace lo que profesa.

  • No escucha.

  • No comparte con el grupo sus prioridades y expectativas.

  • No muestra solidaridad con los miembros de su equipo.

  • Sufre contínuos ataques de ira cuando las cosas no van bien.

25 comments:

er chepo said...

Estimado Oswaldo, en estos momentos que te leo, necesitaba algunas de estas lineas para mandarselas a mis jefes, para ver si logran ponerlas en practica y el lugar de trabajo sea menos stresante de lo que es ahora
Saludos desde la "happy island"

Oswaldo Aiffil said...

Hola Chepo! Cuando lo escribí estaba drenando, pensando en lo que debería ser y a veces no es en mi oficina. Lo importante es tenerlo en cuenta siempre, aunque a veces nos salgamos de los rieles. Un abrazo y gracias por tu consecuencia!

delokos said...

¡Uy, lo iba a leer en clave de política española, pero mejor no lo hago, je, je...!

Un saludo, Oswaldo... buenas reflexiones... si más se aplicasen, mejor funcionaría todo...

Tanos said...

Hola Oswaldo. Tu reflexion me parece bien interesante.

Los temas de liderazgo siempre me han planteado la siguiente situacion:

Pareciera que es importante que cada quien dentro de su area de acción lleve consigo estas maximas sobre el liderazgo. Pero al mismo tiempo, no todos podemos ser líderes simultaneamente.

A mi lleva a pensar, Que hace falta entoces para ser un buen seguidor, o mejor dicho, un buen "Team Player"?

Hay teorías sobre los equipos de trabajo. Algunos hablan de los equipos tipo "Banda de Jazz", donde cada quien a su forma contribuye con el fin último. Otros hablan de los equipos tipo "Bote de Remos", donde debe existir perfecta sincronía.

Ambas teorias enumeran una serie de elementos a considerar para la consecución exitosa de los fines.

A mi personalmente, me gusta pensar que la única manera de ser un buen "Team Player" es siendo honesto.

Honesto a tus objetivos personales y Honesto a los objetivos comunes. Desde allí, uno siempre hará lo correcto (o al menos, lo que uno ocnsidera correcto) y se preocupará por el equipo como un todo. Y esto no quiere decir en cada persona del equipo, sinó en se cnsigan los objetivos.

Porque para que existan líderes (Buenos o Malos), un equipo debe otorgarles este Rol.

y como dice tu Blog: Asi pienso, tu que dices?

Saludos,

Tanos

Oswaldo Aiffil said...

Hola Delokos! Ja, ja, ja, ja, ja! En clave de política española, ja, ja, ja. Me río porque originalmente lo escribí para drenar sobre una situación ocurrida en mi oficina, pero luego, al releerlo por "enésima vez" me dije: "Si Micifuz lo leyera y lo entendiera, cómo cambiarían las cosas", esto es, lo apliqué a la política venezolana. Y hasta allí lo dejo, je, je, je. Gracias Delokos, en esto hemos ido de la mano, un abrazo!!
Hola Tanos! Qué gran manera de inaugurar tus comentarios en mi blog, qué gran reflexión me has dado, líder, seguidor. Muy bien Tanos, excelente tu punto de vista. Gran abrazo inaugural, de orilla a orilla!!

Silvia said...

"Desmotiva a sus subordinados porque no hace lo que profesa", Esta es una caracteristica que me motiva para no seguir a un lider, si no es capaz de seguir sus propios lineamientos ¿porque debo seguirlos yo?.

Hacer lo que predico es lo que intento cuando asumo el liderazgo mas importante de mi vida: educar a mi hija, y es una de las cosas mas dificiles de la vida, porque tomar desiciones, aceptar opciones, abrazar una filosofia es ciertamente a mi modo de ver facil, lo dificil es vivir segun lo que se ha escogido cada dia.

Excelente Post!!!!
mis cariños,

Silvia.

Oswaldo Aiffil said...

Tantas veces vemos eso en nuestro día a día, en el trabajo, en la política, etc. Es un "no hagas lo que yo hago sino lo que digo". Y al final el resultado es siempre el mismo, líderes grises, sin nadie que los siga con convicción.
Gracias Silvia por tu interesante comentario! Un beso!

Jacqueline said...

Oswaldo, cariño, vengo a decirte que no podemos seguir con este distanciamiento, no es bueno para nuestra relación, JAJAJAJA!!!!

Un beso, chico.

Oswaldo Aiffil said...

Es verdad Jacqueline! Apenas estoy entrando en el mío y contestando los comentarios. Eso no es sano. Debo fabricar el tiempo si sigo con la excusa de no tenerlo, pero los amigos son los amigos, y en tu caso, ¿cómo se puede vivir sin tanto color que tú tienes para dar?
Te quiero mucho jacqueline!!!!!!!

Ferípula said...

El año pasado asistí a un encuentro de Recursos Humanos y planteaban todo esto...Tan fácil de decir, complejo para actuar.

Supongo que un buen lider debe comenzar por verse a sí mismo como una persona fuerte y accesible, pero de verdad. Sin complejos ni baja autoestima...porque ese tipo de temores es lo que confronta mal, lo que genera resistencia a las contradicciones (tan necesarias), a las diferentes opiniones y personalidades.

Un buen líder sabe que necesita de la gente, pero no la usa como objetos.
Un buen lider ve el fin...y trabaja para llegar, junto con su gente, a la meta.

Un buen lider es abrazado por su grupo, porque genera los triunfos...y siempre hace saber que los logros son compartidos.

Se nace o de hace???

Lindisima said...

No me canso de decir que que bueno tu blog, cada ves que te visito enriquezco más mi conocimiento, y eso me encanta, hay muchos que deberían aprender a ser buenos lideres, un besote para ti.

Oswaldo Aiffil said...

Feri, hola!! ¿El líder nace o se hace? o en cambio ¿será una mezcla de ambas cosas? Porque para dirigir un grupo heterogéneo, aunque el fin sea el mismo, amerita de varias cosas, un poco de psicología, fuerza mental, paciencia, firmeza, inteligencia, etc., y si partimos de que somos seres humanos, que venimos con fallas, la tarea es cuesta arriba a veces. Puede que tengamos la formación gerencial para ello, pero hace falta algo más, ¿será eso con lo que nacemos? Puede ser. Gracias Feri por tu oportuno comentario, un beso de tu exclusividad.

Hola Lindísima! Muchas gracias por tu concepto, altamente apreciado, más por venir de ti. No todos podemos ser líderes, como dice Tanos en un comentario anterior, también podemos llegar a ser buenos seguidores. El trabajo en equipo demanda de ambas cosas. Un beso grande para ti!

Cho said...

Hola Oswaldo!
Me he encontrado con lideres de ambos tipos, y naaaada como un buen lider... menos stress, más logros y el primero en dar el ejemplo.
Super como resumiste los puntos de cada uno.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Cho!
Hay de todo en la viña del Señor. Los tips los saqué de un artículo que guardo desde hace años, válidos de todas maneras, más unos adicionales producto del aprendizaje de todos estos años. Un beso para tí!

david santos said...

Hola!
Buen trabajo. Gracias por hacerlo.
Buen fin de semana

Oswaldo Aiffil said...

Muito obrigado senhor David! Eu fiz isso con muito carinho. Boa semana para você!

Ferípula said...

Me llevo mi beso exclusivo!
Qué hacés los fines de semana? :)

Lycette Scott said...

Amigo, creo que has hecho un excelente análisis y he llegado a la conclusion de que tienes buenos conocimientos...coincido en muchas consas contigo...lástima que los líderes buenos no abundan

rominita chii said...

El trabajo en las empresas ha potenciado en los últimos años el trabajo en equipo, todos aportamos, todos podemos ser creativos.
En todo grupo surge un lider que a mi parecer es el que potencia y puede sacar lo mejor de su equipo, pero siempre me cuestiono el tema del poder, porque ser el lider de un equipo significa poseer cuotas de poder sobre el resto, capaz dentro de cada lider existe la posibilidad de excederse, porque entre liderar y ser tirano hay un paso.
Una vez leí por ahí que "el poder corrompe y mucho poder corrompe mucho"
¿Cómo se manejará este tema dentro del liderazgo?
Porque entre guiar a la orquesta y hacer que toque el tema como se cree personalmente que es mejor hay una delgada y sutil diferencia.

Rosa said...

Muy bueno su blog, seguire visitandolo, con permiso lo linkeo en el mio

Oswaldo Aiffil said...

Hola Feri! Lléveselo, pues es suyo.
Los fines de semana, en esta etapa de mi vida, no me pertenecen a mi sino a mis hijos y a sus actividades. Estoy dedicado a ellos por los momentos. Muy poco para mi, se hace lo que se puede. Un beso!

Hola Liz! Pues formando parte del día a día en mi trabajo se aprenden muchas cosas, tanto de liderazgo como de seguidor, como bien apuntó Tanos. Yo pienso que si hay muchos líderes buenos, lo que sucede es que eso no es suficiente para que accedan a las posiciones de liderazgo, hay muchas variables que entran en juego...ejemplos sobran. Un beso!

Hola Rominita!! Te cuento...existen cursos de manejo de conflictos, porque cuando se trabaja en grupo por definición entran en escena los conflictos.
Con respecto a lo que dices de la delgada capa entre ejercer el liderazgo y el abuso de poder, es algo que se maneja con mucho cuidado. Claro que siempre existen los excesos y se cometen errores, en algunos casos subsanables y en otros no. El líder, como bien dices, es el que tiene que manejar los puntos fuertes de los subordinados para potenciarlos armónicamente en favor del equipo. Para lograrlo, entre otras cosas tiene que tener caracter (no mal caracter, entiéndase bien). ¿te has dado cuenta que asi como hay orquestas sinfónicas famosas hay también directores famosos? Los directores son famosos porque logran ponerle "el toque" de distinción a la orquesta, logran potenciar lo mejor de los músicos para dar a luz una pieza que, de otra forma no suena igual. Son muchos músicos con criterios diferentes pero debe haber alguien que aglutine y decida cómo es que suena mejor la pieza con los músicos que se cuenta, ése es el director, el líder, y ése precisamente es su papel. ¿me expliqué Romi? Un beso!

Hola Rosa! Bienvenida a esta casita virtual, que también es suya. Puedes venir cuando quieras. Gracias por lo que me corresponde. Un gran abrazo de bienvenida!!

unocontodo said...

Es así Colega... de esa cabuya tengo un royo, no muy grande pero lo suficiente como para aceptar que los Venezolanos tenemos una forma muy "particular" de trabajar en equipo y líderes de proyecto hay de todo un poco... los peores son los que se les sube el cargo a la cabeza...
Saludos.

Oswaldo Aiffil said...

Muy ciertas tus palabras colega Horacio! Lo del cargo en la cabeza...daría para un mega-post!! Un abrazo!!

Cristina Fornés said...

Oswaldo: me ha gustado tu artículo y la foto que lo acompaña.
¿Sabes por qué los patos y los gansos vuelan en V? Una vez leí que porque el que va en la punta, el vértice (el líder) es el que va cortando el viento, el que marca rumbo y hace el mayor esfuerzo. Pero que interesante, cada cierto tiempo, realizan unos movimientos giratorios y el lider pasa a la retaguardia, a reponer fuerzas, y permite que otro ocupe su lugar. Así mientras avanzan, se van turnando. Además, si algún integrante de la bandada está muy cansado, lastimado o en más viejo (¿Los antiguos líderes?)y no puede ir a la velocidad del resto, entonces dos o tres de los más fuertes se retrazan, los acompañan, si hace falta, bajan con ellos para que descansen repongan fuerzas y después siguen el viaje. Pero nunca abandonan a ninguno ni lo dejan sólo.
Creo que cuando los humanos aprendamos el estilo de conducción y de trabajo en equipo de los gansos, nuestro mundo va a funcionar bastante mejor. ¿No te parece? Un fuerte abrazo.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Cristina! Que buena forma de estrenarte en este blog. Bienvenida!!! Voy a escribir más sobre este tema, motivado en gran manera por tu comentario. ¡Gracias! Un beso!!