Sunday, January 07, 2007

Tenzing, el guerrero de la luz



El 29 de mayo de 1953, un apicultor neozelandés, Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay, cocinero y horticultor, como miembros de la expedición británica comandada por el Coronel John Hunt, hacen cumbre por primera vez en el monte Everest , también llamado Chomolungma o Diosa Madre (8848 metros de altitud).

Dejaron atrás una larga lista de expediciones fallidas que desde 1921 intentaron llegar a la cima. Tenzing participó en seis de ellas, previas a la de Hunt, y un año antes, en 1952, con el suizo Raymond Lambert, estuvo a punto de hacer cumbre, sólo que el clima les jugó una mala pasada y los hizo regresar, cuando estaban a 8.600 metros de altura.

El británico George Leigh Mallory intentó llegar en 1921, 1922 y 1924. Se dice que en ésta última, el y Andrew “Sandy” Irvine lograron hacer cumbre, pero no dejaron evidencias al no sobrevivir para contarlo, desapareciendo en el hielo (Hillary y Tenzing buscaron rastros de ellos en su ascenso y cumbre de 1953 pero no encontraron nada en una cumbre que, tranquilamente puede variar su altura de nieve en mas de un metro, de un año a otro). Se llegó a pensar que nunca más se sabría de Mallory pero sorprendentemente su cuerpo fue hallado en 1999, con su morral (backpack) aún colgado en la espalda, a 8230 metros de altura. ¿Iba aún subiendo o venía de regreso? Nunca se sabrá.

Hoy en día, con los recursos tecnológicos que no contaban en ese entonces, y aún cuando sigue siendo un difícil escollo, muchas expediciones han logrado la hazaña, entre ellas la del proyecto venezolano “Cumbre”, que con Marcus Tobía y el desaparecido montañista José Antonio Delgado, posaron en el techo del mundo el 23 de mayo de 2001.

Llamado Namgyal Wangdi, nació en 1914 en una tienda en Tibet, siendo el número 11 de 13 hermanos, de los cuales 8 murieron por desnutrición. Sus padres vivían en el valle de Khumbu, a apenas un día de viaje del Everest, y eran de religión budista. El pequeño Namgyal fue llevado ante un Lama del monasterio de Rongbuk, quien, al consultar los libros sagrados, proclamó que Namgyal era la reencarnación de un hombre muy rico que había muerto recientemente en el valle de Khumbu. Insistió en que su nombre fuera cambiado a Tenzing Norgay, que significa “rico y afortunado seguidor de la religión”, y predijo grandes cosas para el niño.

Luego de las primeras expediciones al Everest, los sherpas ganaron fama como grandes porteadores y los exploradores pagaban más del dinero que ellos ganarían cuidando el ganado en las llanuras tibetanas. El joven Tenzing se vio entonces atraído por una montaña que el desconocía (como Everest) pero que pronto se dio cuenta que era la misma que su madre denominaba Chomolungma, que en lengua tibetana significa “la montaña tan alta que ningún pájaro puede sobrevolarla”.

Nadie intentó ganar la cumbre con más énfasis que Tenzing, quien formó parte de expediciones siendo desde simple porteador hasta insigne miembro de equipo. Participó como porteador en las expediciones británicas de Eric Shipton en 1935, Hugh Ruttledge en 1936, H.W. Tillman en 1938, en la del canadiense Earl Denman en 1947 y con su gran amigo, el suizo Lambert dos veces en 1952, ya no como porteador sino como miembro pleno de las expediciones suizas.

“Desde muy dentro de mi corazón, yo necesitaba llegar a la cumbre. Es una fuerza mas grande que nada en la Tierra la que me impulsó a lograrlo”.

Ocurrió el 29 de mayo de 1953 a las 11:30am junto a Hillary, escribiendo así la página más grande del alpinismo mundial y una de las proezas más grandes logradas por el hombre.

Paulo Coelho nos dice que “un guerrero de la luz es alguien capaz de escuchar el silencio de su corazón, que vive sus sueños, acepta la incertidumbre, se alza ante el destino, sabe valorar el milagro de la vida, acepta las derrotas sin dejarse abatir por ellas y cuya búsqueda lo lleva a convertirse en quien quiere ser. Con serenidad va hacia su lugar sagrado y se viste con el manto indestructible de la fe. La fe detiene todos los golpes. La fe convierte el veneno en agua cristalina”

El 9 de mayo de 1986 Tenzing dejó este mundo. La procesión de su funeral tenía más de un kilómetro de largo.

*Sherpa: grupo étnico de la región montañosa de Nepal, en el Himalaya. En tibetano "shar" significa este y "pa" significa gente. Los sherpas migraron del este del Tibet a Nepal durante los últimos 500 años.
Fuentes:
Fotografía del post tomada de Images at Royal Geographical Society www.rgs.org (Copyright)

21 comments:

Pansy said...

Querido amigo, como siempre, aprender de tus letras es un gran placer y las letras de Coelho: Sin comentarios...
La fe es una energia arrolladora!!!
Un saludo afectuoso y cariñoso!

Khabiria said...

"La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve"...la fe mueve el mundo, es el motor de la vida....
Gracias Oswaldo, como siempre, una delicia estar por acá.
Un abrazote
:)

Horacio J. said...

Interesante e increíble la vida de algunas personas... Este post está anotado. Saludos.

♠♠♠Paula♠♠♠ said...

Hay que perseguir los sueños, y encargarse de que la mochila de ilusiones con la que comenzamos nuestra vida nunca este vacía.

Me aprovecho de tu voluntad y de tu blog para pasar este aviso: En mi pais, Chile, una bloggera como nosotros necesita urgentemente operarse. No cuenta con los recursos, a pesar que lleva meses tratando de reunir el dinero, nolo ha logrado.
Para los bloggeros chilenos, pueden depositar sus aportes a su esposo:
Juan Pablo Ortiz Moreno
Banco del Desarrollo
Cuenta Corriente Nº 010-63-03751-2
Si cada blogger se colocara con algo, poco, lo que fuera, podriamos ayudar.
Si algun blogger del extranjero desea cooperar, escriba a juanpablortizmoreno@gmail.com
Mas informacion en mi blog.
Sigamos adelante con la campaña y gracias a todos.

anazam said...

Hola.
Pasaba para dejar mis saludos y mejores deseos para este 2007!!

@>-->-

Miguel Pinto said...

Increíble historia, hay personas que destacan sin que la adversidad del entorno se los impida, esos son los elegidos, los que llegan muy lejos.

pensando con el corazon said...

Si supiésemos escuchar y atender nuestro corazón, la fe, despejará el camino hacia nuestros sueños..

Estremecedora historia...


Un fuerte abrazo

Sarsillo

solunojo said...

hola amigo Oswaldo, como va todo por esos lares, gracias por tu post e igualmente te deseo lo mejor para este añ.

leí tu post y es una historia emocionante


ahora buscare el manual del guerrero de la luz de Coelho y lo leere

amigo tengo un libro interesante de Alejandro Jodorowsky te lo mandaré a tu correo

adios y un fuerte abrazo amigo mio y que las velas de la esperanza esten movidas pòr el viento de la alegría

delokos said...

Estupenda historia...

Desde luego, si quieres, puedes...

Un saludo...

Oswaldo Aiffil said...

Hola Pansy! La vida se pasa aprendiendo. Un beso grande!

Hola Khabi! Dijo una vez Willie Colón: "yo creo en muchas cosas que no he visto, lo se". La fe mueve montañas. Un besito!

Hola Horacio! Un placer tenerte por aqui. Un abrazo!

Hola Lady Paula! Muy ciertas tus palabras. Por cierto que le envié un e-mail al señor Ortiz sin obtener respuesta ¿? Un beso Lady!!

Hola Anazam!! Gusto de verte por aqui de nuevo! Gracias por tus buenos deseos que reitero para ti. Un beso!

Hola Miguel! La verdad es que me quito el sombrero ante el amigo Tenzing, tenacidad a toda prueba! Un abrazo Miguel!

Hola mi querida Sarsillo! Las corazonadas...hay que oir a nuestro corazón. Un beso grande!

Hola Claudio! Buen complemento leer ese libro de Coelho. Espero el libro de Jodorowsky. Me han hablado mucho de este autor pero aun no me inauguro con el. Un gran abrazo caro amico!!

Hola Delokos! Desde luego que si se puede. Gusto de verte por aqui. Recibe un abrazo de orilla a orilla!!

Bexza said...

Un verdadero placer visitarte Oswaldo, que interesante tu post...
Definitivamente no solo "la fe mueve montañas" tambien las escala, verdad?

Mis saludos y buenos deseos para ti...

Oswaldo Aiffil said...

Hola Bexza! Gusto de saber de ti. Gracias por el comment. Me alegro que te haya gustado. Un beso grande para ti!

LuisCarlos said...

con vos se sabe que es posible pararse en los hombros de los gigantes

Oswaldo Aiffil said...

Muy cierto Luis Carlos, bienvenido! Es posible, como dices, pararse en los hombros de los gigantes, pero antes hay que conocerse a si mismo, saber nuestras capacidades, y tener fe. Un abrazo!

Oscar y su diario de un viajero marabino said...

este es el sueño de todos los que subimos montañas, espero estar algun dia todavia joven y con fuerzas para aventurarme por esas alturas, gracias por esta reseña historica que nunca esta de mas el volver a leer y recordar a los valientes de los picos.
Un abrazo

Cho said...

Me gustó mucho tu post, y al leer los demás quedé encantada... tienes alma de escritor.
Saludos,

Oswaldo Aiffil said...

Hola Marabino! Gusto de leerte por aqui. Me imagino que usted tendrá mas de una aventura en las montañas. Un abrazo gran amigo!

Hola Cho! Bienvenida! Me halaga mucho tu comentario. Gracias mil. Un abrazo!

david santos said...

Hola!
Oswaldo, muchas gracias por tu trabajo. Es excelente.
Hasta siempre.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Señor David! Bemvindo! Prazer de recebe-lo! Muito obrigado! Ate a proxima!

Consuelo said...

Mi querido Oswaldo, a veces paso por aqui y no dejo mi huella. Hoy quise hacerlo para dejarle muestra de mi aprecio y cariño.

Gracias por las cálidas atenciones y minutos que me brindas. Y sigo plácida leyendo las historias que aqui nos muestras.

Un beso de mi parte. Un Saludo de A.D.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Consuelito! Para mi ha sido un gratísimo placer conocerte. Eres un ser de esos que pocos hay, y me considero afortunado.
Un abrazo y un beso para ti y para A.D.!!