Saturday, January 13, 2007

Los momentos en la cumbre


A Tenzing Norgay (1914-1986)


Finalmente Tenzing Norgay posó sus pies en la cima del monte Everest, el Chomolungma de sus pensamientos.

Bajo esos pies cansados estaba el objetivo más anhelado por los escaladores del mundo, y para muchos de ellos, completamente irrealizable.

Seis intentos, con voluntad de acero, como buen guerrero de la luz.
A continuación una entrevista realizada en mis sueños, pero no por ello menos real...

OA: Señor Norgay, mis saludos, yooo…

TN: ¡Tenzing!, solo Tenzing Oswaldo, llámame Tenzing…

OA: Está bien. Quería decirle que escribí un post sobre usted en una bitácora. Lo hice porque usted está en mi mente desde que tenía 14 años, cuando vi por primera vez su fotografía en la cumbre del Everest, en mi libro de Geografía.

TN: No pudiste ver mi cara, je, je, je, me cubría con la máscara de oxigeno, tu sabes cómo son las cosas por esos lares, je, je, je…la tomó el propio Hillary, y, ¿sabes? Por la emoción del momento olvidamos tomar una de él… bueno...tampoco yo era bueno operando la cámara. No son como esa que tienes tu. Estamos hablando de 1953...

OA: Querido Tenzing, ¿podrías narrarnos esos instantes?

TN: ¡Claro! Cómo olvidarlos. Están nítidos en mi mente.

OA: Sir Edmund Hillary y tu, allí, mirando alrededor, todas las cumbres brillando con los rayos del sol (eran las 11:30am), las cumbres mas altas del mundo, el sueño de todos los alpinistas, pronto el mundo se enteraría y…

TN: Déjame que te cuente, lo estoy viviendo de nuevo (mira al infinito y vuelve a sonreír) ...

TN: Cuando al fin nos paramos en el techo del mundo, Hillary y yo nos abrazamos. Lo mejor que pudimos porque el equipo nos estorbaba un poco. Recuerdo cuando exclamé: “¡lo hicimos!”. El no entendió lo que dije, sabes, porque llevábamos puestas las máscaras de oxigeno. Pero eso ahora no importaba. Ese viernes en la mañanita, cuando nos despertamos, yo había pensado: “hoy tenemos que hacer cumbre, es ahora o nunca”.

OA: Y lo hicieron, horas mas tarde, sabías que al escalar esa pared encontrarías la cumbre, o…

TN: Nunca se tiene la certeza absoluta de que allí está, lo imaginas pero muchas veces, cuando escalas la pared, consigues otra pared, tan difícil de escalar como la que ya superaste, así que solo lo descubres cuando miras alrededor y compruebas que no hay más nada que ascender.

OA: Y ¿entonces?

TN: Bueno, es una emoción muy grande, imposible de describir con palabras. Creo que estuve cerca de lo que en mi religión llaman iluminación. Sabíamos que el regreso era difícil, un camino que estaba aun por recorrerse, pero mis primeros pensamientos fueron hacia el cielo. Sentí profunda gratitud con el Universo porque, a pesar de mis seis intentos fallidos, aun así había llevado a cabo mi deseo, lo que tanto había anhelado.

OA: ¿Y que hiciste, físicamente?

TN: Bueno, cavé un hueco en la nieve y coloqué allí algunas ofrendas, tu sabes, cosas simbólicas que había traído conmigo, llevado por nuestras creencias. Mi esposa y yo somos budistas, ¿sabes?

OA: Si, si, también leí sobre eso.

TN: Hubiese preferido ofrendar allí mis ropas y mi equipo de ascenso, pero si fuese así, ¿cómo bajaría?

OA: ¿Qué dejaste entonces?

TN: Bueno, unas galletitas, no sabes el valor que tiene una galletita allá arriba, una pluma azul, de esas para escribir. Las tapé con la nieve, me senté y oré.

OA: Me llama la atención lo de la pluma…

TN: Je, je, je, no era gran cosa Oswaldo, mi hija Nima la envió conmigo para ofrendarla en la cima. Ella sabía que yo llegaría esa vez. Era un regalo de mi familia. Nima me pidió encarecidamente que la pusiera allá en la cima. Una simple y ordinaria pluma, pero a su vez uno de los objetos mas preciados por ella. ¿sabes algo? Después que la enterré, le conté lo mismo a Hillary. El sonrió amigablemente y mostró comprensión hacia mi (una lágrima rodó por la mejilla de Tenzing).

OA: (Silencio prolongado) ¿y luego?

TN: ¿Luego? Bueno, saqué cuatro pequeñas banderitas de mi bolsillo, donde las tenía amarradas con una cuerda como de un metro de largo. Amarré la cuerda a mi piolet (bastón de alpinista) y lo levanté hacia el cielo. Fue allí cuando Hillary me tomó la famosa fotografía. Las banderitas volaban a los cuatro vientos. Como tenía que usar de nuevo mi piolet para el descenso, enterré las puntas de la cuerda en la nieve y dejé las banderitas horizontalmente, en la cima, sobre el suelo. Tenía sed y saqué mi botellita de limonada, pero…

OA: Nunca falta un pero…

TN:…nooo, je, je, je, sucede que la tapa se congeló y no la pude abrir, asi que no bebí nada, no pude, me tuve que satisfacer con unas galletas, que también compartí con Hillary.

OA: ¿Alguna otra anécdota?

TN: Miles, Oswaldo, miles. Sabes que un año antes intenté llegar a la cima con mi amigo Raymond (Raymond Lambert, alpinista suizo) pero el clima se puso muy hostil cuando estábamos bien cerca del objetivo (estuvieron a 8600m, lo mas alto escalado por el hombre hasta ese entonces). Tuvimos que pensar en nuestras vidas y regresar. Fue muy triste pero logré un amigo. Raymond es mi amigo. Compartimos tienda durante toda la travesía en las dos expediciones suizas del año anterior. Con Hillary y los ingleses fue diferente. Estuve solo en mi tienda hasta la noche anterior a la cumbre, cuando la compartí con Hillary. Tu sabes Oswaldo, otras gentes, otras costumbres.

OA: Pero tengo entendido que Hillary y tu llegaron a ser grandes amigos, y que muchos ingleses aún hoy en día, saben bastante de ti y de tu vida…

TN: Nada más cierto mi querido Oswaldo, nada mas cierto…

OA: ¿Cuántos idiomas hablas, Tenzing?

TN: Tu y tus cosas, ja, ja, ja. Puedo entenderme y hablar en doce idiomas, incluido el japonés. Se que llevas años intentando aprender japonés, ¡¡Ganbatte!! (no desmayes, insiste).

OA: Me gusta mucho, voy poco a poco, ya no paso hambre, ja, ja, ja…

TN: Claro que no leo ni escribo todos esos idiomas pero los entiendo perfectamente, y la gente que los habla me entiende a mi.

OA: Asombroso. ¿Te quedó algo de Lambert, aparte de su amistad?

TN: (Largo suspiro) Raymond me mostró el poder de la amistad, en toda su intensidad, un caballero en todo el sentido de la palabra. Nos entendimos a la perfección. Después de nuestra última incursión al Everest me regaló una bufanda roja, la misma que vestí durante todo el periplo de 1953, hasta la cima. Siento que Raymond también estuvo allí, con nosotros (silencio largo). De veras lo estuvo.

OA: ¿Cuánto tiempo estuvieron allí en la cima? ¿Te sentiste bien todo el tiempo?

TN: Nos quedamos allí más de un cuarto de hora. Agradecimos mucho que no hubiese mal tiempo que nos impidiese quedarnos. A veces sucede que al llegar, cambia el clima y tienes que bajar rápidamente. Con nosotros no sucedió. El Universo conspiró para que lo disfrutáramos. Allí arriba tenía las ideas claras, me sentí descansado, a pesar de que horas antes de llegar me sentí bastante agotado y sin fuerzas, pero más pudo el deseo y la voluntad, mía y de Hillary. Nos sentimos raros en esos instantes de nuestras vidas. Pero no pudimos pensar mucho en ello. El peligroso descenso nos esperaba, con todos sus riesgos.

OA: Ya sabemos el final, gracias Tenzing, gracias por contarnos. Nosotros, los que amamos las montañas, los que amamos la vida, nunca, pero nunca te olvidaremos. Gracias por tus bendiciones, donde quiera que estés. ¡Venga un abrazo! (lágrimas de ambos).


*Entrevista inspirada en la traducción hecha por Per Jerberyd, www.jerberyd.com , de la historia incluida en el libro "Touching my Father´s Soul", de Jamling Tenzing Norgay, hijo del famoso montañista sherpa.

*Fotografía del post: Tenzing y Hillary en el Everest, tomada de la página web de la Royal Geographical Society (www.rgs.org) (Copyright)

23 comments:

D.D. said...

Quisiera que supieras cuanto disfrute leyendo tu post,los imagine a los dos, a Tenzing y a ti conversando en esa cumbre helada con el mundo bajo sus pies.

Ademas me salvastes de la locura de creer que solo yo converso con las personas que admiro y ya no estan.

Gracias, ha sido la mejor lectura del domingo.

Saludos

Silvia.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Silvia! Pues esa es la idea, lo hice con mucho amor para que lo disfrutaran quienes tuvieran la paciencia de leer el texto que es largo, pero hecho con el corazón. No somos los únicos que conversamos con las personas que admiramos. Yo ya lo había hecho antes con el viejo Parr y lo publiqué en un post anterior ("http://oswaldo-aiffil.blogspot.com/2006/08/heeey-pssssst-usted-me-reconoce-soy_06.html").
Me halaga mucho que te hayas tomado la molestia de leerlo y agradezco bastante tu enriquecedor comentario. Un beso!

delokos said...

Estupenda "entrevista"... veo que tienes una faceta de periodista "de altos vuelos" desconocida...

Has conseguido condensar, en palabras simples, muchas ideas y muchos hechos... mis felicitaciones por la historia...

Un saludo, amigo... es un placer leerte...

Wari said...

Caramba Oswaldito!! no sabía que llevabas un excelente periodista escondido dentro de tí!!
Y a pesar de que de verdad es larga (jejejeje) fué verdaderamente muy grata su lectura.
Besitos!!

TaMyKa'S sPot! said...

Hola oswalditooooo!! que post tan bello!! de verdad que te inspiraste me gustó muchísimo :D!!! un abrazo gigante!!
atte: tamy

Naky Soto said...

¡Wow Oswaldo! ¡me encantó este ejercicio! ¡bellísimo! ¡muy pero que muy bueno! Tanto, que voy a copiarlo para imprimirselo a mi hermana que de seguro lo va a disfrutar tanto como yo.

¡Que nota pasar por aquí! ¡yeah!

Un abrazo grandote,

3rn3st0 said...

He llegado de un viaje de trabajo y me encuentro con esta historia cargada de esa emotividad filosófica tan tuya.

Siempre es un placer visitarte amigo. Saludos desde el llano.

Pansy said...

Hola Oswaldo!!!
Me imagino tu faceta de periodsta y me gusta!!
Tienes una bonita manera de escribir!! enganchas! transmites todo lo que te has cultivado!

Un abrazo!! que tengas una excelente y productiva semana!!!
(Tremenda admiracion la que sientes y esta es una muy buena manera de demostrarlo!)

Oswaldo Aiffil said...

Hola Delokos! ¡Muchas gracias! Es un trabajo investigativo que ha devenido en entrevista a un ser que admiro por su tenacidad y don de gentes, como lo fue Tenzing Norgay. Un abrazo amigo!

Wari bella! Gracias! Cuando uno escribe con el corazón le es dificil editar, muy dificil. Decidí emitirla asi y que sea lo que Dios quiera. Gracias por tu tiempo al leerla, eso me llena. Un beso!

Hooola Tamy! Pues si, ha habido bastante inspiración, muchas gracias! Sucede asi cuando uno admira a alguien. Un beso grande!

Hola Naky! Wow que halago viniendo de alguien que maneja las letras de la forma que tu lo haces y que me gusta tanto! Ojalá le guste a tu hermana. Gracias por los conceptos emitidos, los cuales son apreciados, de corazón. Un beso!

Hola 3rn3st0! Buen pousse caffe para terminar tu viaje. Gracias, gracias! Gusto de tenerte por aqui, como siempre. Un abrazo!

Hola Pansy! Graaaaaciaaasss! Que emoción por el halago. Siento que Tenzing es mi amigo, donde quiera que él esté. Un beso!

er chepo said...

oswaldo, de verdad me he entretenido mucho con la lectura de tu blog, ya se me hace visita obligada para ver los post que haces. Saludos desde Aruba

Oswaldo Aiffil said...

Hola señor Chepo! Bienvenido! Muchas gracias por venir aqui y por sus conceptos hacia este blog que también es suyo. Aaaah, the Happy Island! Gran saludo desde tierra firme! Un abrazo!

Lindisima said...

Buenisimo Oswaldo, nuevamente me hiciste volar, besos...

Oswaldo Aiffil said...

Hola Lindísima! Gracias por tomarte el tiempo para leer tantas líneas. Se agradece, al igual que tu comentario. Un beso!

El rinconcito de milagros said...

Hola felicidades a me dida de que mas leo tu pagina mas me gusta tu forma de relatar las cosas espero que sigas escribiendo se despide quien vista en silencio todos los dias.
Pd: FELIZ AÑO.
aroa si sin mas que decir se depside una guara media loca o media cuerda milagros

pensando con el corazon said...

Estupenda conversación eh? Vamos que te dijo todo lo que tu querías saber!!! Eres genial..

Un abrazo

Sarsilo

Oswaldo Aiffil said...

Hola Milagros! Bienvenida a este, tu blog, y el de tod@s mis amig@s. Me alegra mucho que vengas, no importa que lo hagas en silencio, igual eres querida por aqui. Feliz año a ti tambien. Un abrazo grande!

Hola Sarsillo!!
Al final todos aprendimos de mi conversa. Hasta el mismo Tenzing, quien, creyéndose olvidado, no esperaba visita...gracias por tus conceptos querida amiga, y también por molestarte y leer un post tan largo. Te quiero mucho! Un beso!

JENNY said...

Hola mi querido Oswaldo, después de unos días de retiro voluntario vuelvo a leerte y me encuentro con esta entrevista, que más alla de la fantasía me parece muy emotiva, eres una persona verdaderamente apasionada por las montañas y lo denotas en estas líneas! Contagias ese entusiasmo y admiración!

Ha sido un placer volver! Un abrazo, Jenny

Ferípula said...

Una bendición para la vista...
Un remanso para el alma...
Un homenaje a la amistad....


Qué bueno volver a encontrarte en lo de Sarsillo!

Tu vida tiene un brillo diferente...de qué se trata???

Oswaldo Aiffil said...

Hola Jenny! Gusto de volver a sentirte. Evidentemente lo has leído con el corazón, cosa que agradezco sobremanera. Un gran beso para ti! TQM!

Hola Feri! Decía Khalil Gibrán que en el mundo real de los espíritus sólo hay encuentros. Que bueno que nos encontramos de nuevo. Lo que has escrito aqui no puede ser llamado sino poesía. Gracias! Hay que descifrar el enigma...un beso bella!

david santos said...

Hola!
Lindo para la vista. Bello!
Gracias por tu trabajo, Oswaldo.
Que tengas un buen fin de semana.
Muchas gracias.

Oswaldo Aiffil said...

Muito obrigado poeta! E um grande honor para mim receber sua visita! Obrigado e um grande abraço!!

Ferípula said...

Gracias! Tantas...! :)

Oswaldo Aiffil said...

Gracias a ti por presentarme a tu bella familia Feri. Me has conmovido sin duda alguna. Un beso grande!