Sunday, October 14, 2018

Divagación de los trece años



Estudiar, estudiar, estudiar mucho. Así transcurren mis días en la actualidad. Estoy leyendo poca literatura, aunque ya me regañé y he retomado el hábito. La lectura, per se, no puede abandonarse. Sí he dejado de lado el Club de Lectura. Se me ha hecho difícil acudir. Cosas del trabajo.

Resulta curioso que, luego de tantos años de experiencia, aun tenga que estudiar tanto. Esto se debe a varias causas. Una de ellas es que me acostumbré a hacerlo siempre. Hay una curiosidad permanente por el saber. Y no se pierde con el tiempo. Creo que estará conmigo siempre. La otra razón es que hay una actualización permanente en todos los campos del saber. Los libros, las ciencias, las materias, los programas informáticos, todo cambia, todo se mueve. Si hay cosas que no mutan. Pero el conjunto es muy dinámico y no para de actualizarse. Entonces debo correr para mantenerme al día, más cuando dependo de mi profesión para cubrir mis gastos de vida.

Todo ello explica en parte la falta de escrituras en mi blog. Ya cumplí 13 años al frente de mi bitácora, y sigo aquí, dejando muestras y testimonios de mi paso por la vida, de mi amor por la literatura.

Me ha dolido mucho encontrar muchas de mis librerías favoritas cerradas. En estos momentos no es el mejor negocio en Venezuela. Hay restricciones de importación y además, los precios se han ido a la estratósfera, reduciendo enormemente la cantidad de clientes. Mis libreros favoritos, o han cerrado la librería o se han ido del país, buscando un respiro en otros aires. Entonces mis hábitos de visitar librerías han cambiado también. Porque ello incluía la tertulia necesaria, el intercambio de palabras, de libros, de comentarios. Internet ha cubierto una parte de ese espacio tan valioso de intercambio, pero nunca nada será igual.

Pienso mucho en cómo sería mi vida en otro lugar, a esta edad, conociendo a otras personas, de otras costumbres. ¿Cómo me desenvolvería? ¿Quiénes pasarían a ocupar el lugar de mis libreros?
¿Qué libros me recomendarían? ¿Cambiarían mis hábitos de lectura? ¿Volvería a usar la bicicleta? ¿Recorrería bosques en la búsqueda de spots de fotografía? ¿Tendría una cámara nueva? ¿Iría de nuevo a la Universidad? ¿Qué estudiaría? ¿Me gustaría el lugar o me mudaría de nuevo? ¿Encontraría allí a mis viejas amistades? ¿Cómo los vería ahora? ¿Cómo me recibiría el amor de mi vida? Y la lluvia, ¿Cómo me recibiría la lluvia? ¿Habrá nieve en invierno?

De algo sí estoy seguro. Seguiré escribiendo en esta casa, que me ha cobijado junto a mis letras por trece años. Bienvenidos sean todos. ¿Un café?

Imagen de www.kaboompics.com


7 comments:

Susie said...

Te desenvolverías como el buen ser humano que eres, como el hombre interesante que eres, serías el Oswaldo que eres, aquí o allá. Un beso!

Oswaldo Aiffil said...

Hola Susie. Muchas gracias por la buena vibra. Ya sabes que ésta es tú casa. Eres siempre bienvenida. Un abrazo y un beso.

Anacleta, S.A. said...

La curiosidad es el motor que alimenta nuestras vidas. Creo que esos 13 años coinciden con la apertura de mi blog y el cruce de caminos de ambos. Altibajos y circunstancias, seguimos en pie. Un abrazo enorme y nostálgico.
(Saldrá el comentario a nombre de Anacleta; en realidad intento recuperar mi blog "Desván de palabras y pensamientos", cuya autoría guardaba bajo el el nombre de Saray Schaetzler, y que por algún asunto divino del dios Google ha hecho desaparecer de mi escritorio...)

Oswaldo Aiffil said...

Hola Saray! Claro que te recuerdo. Ha pasado el tiempo, y me encanta saber que seguimos. Dios quiera que puedas recuperar el acceso a tu Blog. Quizás, escribirle a Google sea buena idea, de manera que recuperes contraseña. Que tengas suerte, y seguimos en contacto. Abrazo y beso.

eddy shaw said...

This web site is really a stroll-through for the entire info you wanted about this and didn’t know who to ask. Glimpse here, and also you’ll positively uncover it. casino real money

Acerina said...

Eres uno de los pocos que leía hace mil años y que aún conserva su Blog.

Yo, lamentablemente, también he dejado bastante de lado el hábito de la lectura. Los últimos han sido en pdf o kindle, que, para mí, no es lo mismo que agarrar un buen libro, físico, echarme en la cama e ir pasando las hojas.

¿Y qué te podría decir yo del montón de amigos, familiares y conocidos que se han ido, y de los que están ajustando todo para irse???

No tengo idea de qué sería mi vida en otra parte ...quizás mi imaginación no da para tanto ...o mi conocimiento de las culturas y la geografía.

Un saludo!

Oswaldo Aiffil said...

Hola mi querida Acerinita. Nunca te olvido. No he podido dejar de leer desde hace tanto. Mi vida no sería la misma sin buenas lecturas. De los que se han ido, y los que se van, hay mil historias.Algunas muy tristes. Y bueno, el tiempo dirá lo que será de nosotros. Un abrazo inmenso y un beso grande.