Monday, September 01, 2014

Se ha ido mi padre


El martes murió mi padre.

Ya no lo volveré a ver en vida. Me quedan solo los recuerdos.

Nuestros últimos años fueron los mejores de nuestra relación, caracterizada por episodios contrastantes en cuanto a puntos de vista y opiniones. Lo que para mí era blanco para él era azul y ambos estábamos convencidos de tener la verdad en las manos. Esto fue motivo de discusiones y disputas. Muchas.

Desde que me casé por primera vez en 1990, él cambió conmigo. Se hizo más comprensivo y yo también cambié. Empecé a entenderlo como persona. A recordar lo que me contó de su infancia pobre. Los trabajos que realizó. La vida que tuvo. Y cómo eso influyó en su personalidad, en el hombre que terminó siendo.

Su infancia lo marcó. Desde que, siendo un niño tuvo que salir a vender dulces de coco que preparaba su mamá para ayudar a mantener el hogar. El no quería vender los dulces porque prefería estar jugando con los otros niños. Pero su mamá se lo exigía porque necesitaban el dinero. Su padre había muerto y no había entrada de dinero a la casa.

Caminaba por todo el pueblo de El Callao vendiendo los dulces porque sabía que no podía regresar con la cesta llena a casa. Y fue conociendo gente, sus clientes. Y esa misma gente lo fue conociendo a él.

A veces descuidaba su oficio para montar la bicicleta de sus amigos y dejaba pasar el tiempo hasta que se acordaba de los dulces y era ya tarde para venderlos. Aunque no lo había visto, mi abuela sabía que se había distraído, y lo castigaba. Pero igual la escena volvía a repetirse. Así era él. Nunca cambió.

Los ojos se le iluminaban cuando hablaba de su familia pequeña. De su padre Reginald Ifill, oriundo de Barbados. De su madre Beatriz. De sus hermanos, que eran seis. Cinco murieron cuando él era muy joven. De ellos, recordaba con muchísimo cariño a su hermana Silvina, la mayor, y que murió de una enfermedad desconocida en la adolescencia. Eran muy unidos como hermanos y eso lo golpeó.

Su hermano Frederick, el Ingeniero, que falleció hace 22 años, me dijo una vez que pensaba que mi papá tenía más talento para la ingeniería que él. Pero no logró convencerlo de venirse a Caracas a estudiar. Yo eso no lo pongo en duda, después de muchas conversaciones con papá, donde veía cómo entendía fenómenos de cierta complejidad.

Le gustaba mucho la cultura. Leía bastante lo que cayera en sus manos. Los periódicos los examinaba de principio a fin y luego le gustaba debatir los artículos que consideraba más interesantes. Compraba revistas científicas que luego devoraba y compartía con nosotros. Nos obligaba a escuchar todos los sábados en la mañana un concierto completo de música académica en la Radio Nacional de Venezuela y difícilmente nos permitía ver otro canal que no fuera la desaparecida Televisora Venezolana Nacional Canal Cinco (TVN-5). No dejaré de agradecérselo jamás.

Se casó con mi madre en Enero de 1960 y estuvo con ella hasta el final de su vida. Tuvo cuatro hijos y deja cinco nietos.

Aprendió mirando a otros la mecánica automotriz, y ese fue su oficio de vida. Apenas una pequeña variante fue que al instalarse en Caracas aprendió la mecánica de maquinaria pesada (retroexcavadoras y tractores), y de ella se hizo el mejor.

Ahora que no está se me agolpan en mi mente todas sus anécdotas. El las repetía mucho, como para que nos fueran quedando grabadas en la memoria. Y las que vivimos. No podré olvidar jamás verlo compartiendo con su hermano Frederick una copa de Pernod en Navidad, contando anécdotas suyas o comunes a ambos. Revivo los domingos en que nos llevaba a conocer los parques de Caracas. Y los Museos, las Iglesias, los Monumentos.


Era ese mi padre, del que estoy muy orgulloso, y que está desde hace tiempo sembrado en mi corazón. No sé dónde estará en este momento, sólo sé que lo extraño muchísimo.

7 comments:

Cremitas Perfumadas said...

Querido Oswaldo: Como lo siento... Lamento muchísimo que tu querido padre ya no esté contigo en este mundo, pero muy seguramente estará desde el cielo guiando tus pasos... Un abrazo fuerte

Pauli said...

Mi querido Osvaldo, feliz tu que llegaste a un hogar con un padre como el que describes. Feliz tu que lo acompañaste en sus últimos días. Feliz tu, que lo tendras para siempre en tu corazon, y un dia, te reencontrarás con él. Un abrazo gigante y bien apretado desde el fin del mundo.

Pansy said...

La Vida nos hace estas cosas... Mi padre casualmente murió un 1ero de Septiembre de hace 31 años, yo, no tuve la oportunidad de conocer a mi padre, de compartir con él, apenas tenía 17 años... Así que alégrate! de tener muchísimos recuerdos y vivencias que contarle a tus hijos y a tus nietos. Te acompaño en tu sentimiento, lo lamento mucho ... Recuerdalo siempre y no morirá para ti

Occy said...

Hermosos recuerdos y muy emotivo texto. Qué bueno que puedas conservar esas vivencias junto a él. Mi más sentido pésame y un sentido abrazo a la distancia.
Occy

Yolanda Fernández G. said...

Querido Oswaldo, lo lamento mucho, recibe mi más sentido pésame.
Hermosas palabras las que escribiste, hermosas palabras para un padre que se fue, pero que está y estará ¨sembrado¨ en ti.
Un abrazo...

Capochoblog said...

Llego tarde pero te doy un abrazo grandísimo.

Cuántas veces querríamos ser recordados así como tu lo has hecho con tu viejo? Cumplió su labor, dejo un hijo esplendido, inteligente y simpatico :)

Jamás se olvidan a las buenas gentes, esas viven eternamente en el corazón de quienes le amaron y, ganarse el amor es tan dificil...

Otro abrazo para ti.

Nany.-

Oswaldo Aiffil said...

Hola Claudia! Muchas gracias. Lo extraño bastante. Un beso!

Hola mi querida Lady Paula! Si, por una parte soy feliz de haber vivido lo que viví con el, pero por la otra lo extraño bastante. Un beso enorme!

Hola Pansy! Es verdad, uno puede mantenerlo vivo en el corazón, y así será. Un beso grande!

Hola querida Yolanda! Gracias, gracias. Un abrazo y un beso!

Naaanyyy beeellaaaa! Gracias por tus palabras y la buena vibra! Un abrazo enorme y un beso!
Hola Occy! Muchas gracias y un fuerte abrazo!