Saturday, July 07, 2012

Hablando de hamburguesas...



El flaco limpia las mesas y habla de todo: del gobierno, de béisbol, de la vida.

Yo me acerco. Nunca había visto ese restaurante, aunque mi hija me había comentado. Curioseo la preparación de la comida, el cartel con los precios. Los empleados también me miran con curiosidad, la cual no es mutua porque yo me fijo en lo que preparan, el aseo del local, los precios, todo mientras escucho la perorata del flaco limpiando las mesas.

En un instante pregunto si las hamburguesas son de carne de verdad y el flaco me salta, casi ofendido: “Claro que sí. Somos famosos es por ese pequeño detalle. Pruébala y no te arrepentirás.”.

Me lo pienso un rato y me atrevo. Pido la de media libra, 200 gramos de carne, para llevar a casa. Me piden tres minutos y medio para prepararla. Me siento en una mesa y hojeo un libro que llevo. No me dan tiempo de concentrarme. Me llaman y me informan que ya está lista. Sorpresa. Cumplen lo que dicen. Falta comprobar el estado de la hamburguesa. No resisto llegar a casa. El olor me hace cambiar de parecer. Abro el envoltorio plástico donde la han puesto. Agrego unos ingredientes en el salad bar y procedo a la ingesta. Mmmmm. Aprobada. De una buena vez. Recordé la del Sam´s Deli Diner de Houston, que es la gloria.

El flaco me mira y dispara: “¿Porqué la pediste para llevar? Estás comiendo incómodo. Te puedo traer un plato.”. Es tarde. Se ha esfumado. Ya no llegará a casa. Sigo hablando con el flaco y me cuenta la historia. Comenzó trabajando en McDonald´s. Ahora es piloto de aviones pero quiere tener algo para cuando no pueda volar más. Y eso es Juanchi´s Grill.

En el restaurant hay un TV que siempre transmite partidos de Grandes Ligas de Béisbol. Un adicional para los fanáticos del deporte, como yo. Le digo al flaco: “La pegaste de la pared.”. El me entiende porque en la jerga del béisbol es algo así como salirse con la suya, arriesgar y lograr el cometido.

Ayer volví. No estaba el flaco. Si todo lo demás, y en su santo lugar. El TV con las Grandes Ligas, la cheeseburger de media libra, el sabor inconfundible. Y los recuerdos del Sam´s.

En Caracas hay muchos sitios de hamburguesas. El más popular es McDonald´s. No me gusta la carne de su hamburguesa, aunque si la salsa de la Big Tasty. Mi hija me llevó a “Avila Burger” donde probé la “Lagunazo”, una hamburguesa gourmet hecha con salmón, espectacular. Pero la verdadera hamburguesa es de carne de res. La oferta es múltiple. Pero el sabor distingue unas de otras.

En Houston hay muy buenos restaurantes de hamburguesas, como el legendario Fuddruckers, pero el que más se acerca a mi concepto sencillo y personal de lo que debe ser una buena hamburguesa es Sam´s Deli Diner. Un restaurant más bien pequeño, con poco personal, pero unas hamburguesas gigantes con un sabor único e irrepetible. Salvando las distancias, así es Juanchi´s Grill, en Caurimare, Caracas.

6 comments:

Protheus said...

Las grandes corporaciones se pierden de un prospecto genial de publicista. Saludos, me voy a probar una hamburguesa...

Oswaldo Aiffil said...

Hooola Dr. Prot! Qué de tiempo sin saber de usted. Menos mal que siempre deja caer un indicio de que está allí. Con respecto al post, ojalá me pagaran por ello jejejeje. Realmente me gustan las buenas experiencias y no puedo hacer menos que compartirlas con quien tenga a bien recibirlas y probarlas. Un gran abrazo querido amigo! La red nos mantiene conectados.

Yolanda Fernández G. said...

Oswaldo, mis hijos dicen que mis hamburguesas son la gloria. Caseras, equilibradas y ricas... la propia gloria.
Un saludo.

Oswaldo Aiffil said...

Hola querida Yolanda! Si ellos lo dicen, sus razones tendrán. Falta probarlas jejejeje. Sería un honor. Un beso grande!

Lorena said...

Oswald, apoyo tu moción. Eso está cerquita de la casita de mi mamá y es parada obligada de una buena hamburguesa, créeme que yo no como una completa y de esas si! Como las de la Taxco en el Paraiso, atrás de la Clínica Loira.

Tienes que probar las mías!
Unicas en el planeta. Fuddruckers, famosisimo... para mi era lo máximo en hamburguers.

Un besito!

Oswaldo Aiffil said...

Hola Lore! Son muy sabrosas, hechas con ingredientes frescos y la carne de primera calidad. No se puede pedir más. Ojalá que se mantenga siempre así. Me voy a poner gordo probando las tuyas y las de Yolanda jejejeje.
Un beso grande mi bella!