Saturday, November 14, 2009

Confesiones Oníricas II

Los sueños… Bastante se ha escrito acerca de ellos y son muchas las horas que se han dedicado a estudiarlos, investigarlos, y a tratar de descifrarlos. Los hay húmedos, trágicos, misteriosos y reveladores, entre tantos otros adjetivos.

También se sueña despierto, como le sucedió, con terribles resultados a la bella Keiko, cuando, compartiendo emociones íntimas con el joven Oki, se desplazó sin querer al terreno de lo onírico y entonces pronunció lo inesperado, como relata magistralmente el laureado escritor japonés Yasunari Kawabata en el cuento “Un cielo cargado de lluvia”, parte del hermosísimo y ampliamente recomendado libro “Lo bello y lo triste” (Emecé Editores, 2007):

“La muchacha asintió con la cabeza y se dirigió al cuarto de baño. No se oyeron chapoteos, pero cuando regresó se la veía fresca y renovada. Se sentó al tocador y abrió su bolso.

Oki se aproximó por detrás.

–Me he lavado la cabeza en la ducha, pero no encontré más que crema fijadora, y no me gusta su olor.

–Póngase un poco de mi perfume –dijo Keiko, y le tendió un frasquito.

Oki lo olió.

–¿Qué hago? ¿me lo echo encima de la crema fijadora?

–¡Una gotita! –dijo ella sonriendo.

Él le tomó la mano.

–Keiko, no te maquilles.

–¡Me hace daño! –protestó ella y se volvió para mirarlo. Es usted es malo, ¿eh?

–Me gustas tal como eres. Tienes unos dientes y unas cejas tan bonitos.

Tocó con los labios las mejillas ardientes de Keiko. Ella lanzó un gritito cuando su silla se tumbó y la arrastró en la caída. Ahora, los labios de Oki estaban sobre los de ella.

Fue un beso muy largo.

Oki echó la cabeza para atrás para recobrar aliento.

–No, no. No te detengas –susurró Keiko y lo apretó contra sí.

El trató de bromear para ocultar su sorpresa.

–Ni los pescadores de perlas resisten tanto tiempo sin respirar. Te desmayarás.

–Haz que me desmaye…

–Ya sé que las mujeres tienes más energías…

Una vez más la beso largamente. Cuando quedó sin aliento la levantó en vilo y la depositó sobre la cama. Ella se ovilló.

No ofreció resistencia, pero a Oki le resultó difícil lograr que distendiera las piernas. No tardó en comprobar que no era virgen. Comenzó a embestirla con más rudeza.

En ese momento Keiko gimió bajo él:

–¡Ay!...¡Otoko, Otoko!

–¿Qué?

Oki creyó que pronunciaría su nombre, pero su vigor cedió al advertir que nombraba a Otoko.

–¿Qué has dicho? ¡Otoko! –Su tono era frio.

Ella se hizo a un lado sin responder.”

*Imagen: "Osaka", bello personaje del manga "Azumanga Deioh", soñando despierta...

8 comments:

Musica Freak said...

Hola! Qué tal? Espero que muy bien :)
Estaba navegando de sitio en sitio y me encontré con tu blog. Ya que estoy aquí quisiera hacerte una recomendación a ti y a los que te visitan, sobre una página que me pareció muy buena, y que probablemente te vaya a gustar.
Podrás encontrar información sobre los mejores artistas, acceder a su biografía, datos curiosos, fotos y lo mejor es que podrás descargar música gratis, directo a tu computadora.

Espero que lo encuentres interesante, chequéalo tu mismo.

que pases bien =D

Aquí te dejo el link: http://www.ofertilandia.com/

er chepo said...

Estimado Oswaldo como estas, la verdad es que esta muy bueno el cuento, con un final que seria la pesadilla de cualquier prsona que este en esa situacion.
Saludos amigo

beatriz said...

hermanito,
aqui te dejo este sueño cuyo final no es pesadilla como dice el amigo anterior sino un ritornelo hermosisimo:
IL VECCHIO E LA FARFALLA (Angelo Branduardi)
La grande quercia
che da sempre vegliava
come un custode al confine del prato
lo vide un giorno apparire da lontano:
un vecchio uomo dal passo un po'lento...
Vieni, vecchio uomo, il tuo riparo io sarò,
il tuo corpo stanco in un dolce abbraccio accoglierò,
Vieni, vecchio uomo, il tuo riparo io sarò,
al canto delle fronde il tuo capo cullerò...
Il vecchio uomo
alla quercia si affidò
e dolcemente poi si addormentò...
L'uomo dormiva
e tra sè sorrideva
col vecchio capo appoggiato alla mano:
Sognò di essere diventato farfalla,
di aver lasciato il suo vecchio corpo...
la farfalla gialla su di un altro fiore si posò,
di essere diventata un vecchio uomo addormentato poi sognò.

Oswaldo Aiffil said...

Hola Musicafreak! Muchas gracias por el dato informativo musical. Daré una vuelta a ver qué encuentro. Gracias de nuevo. Un abrazo!

Hola Chepo! ¿Quien sabe cuantas veces no se habrá repetido esa historia? Cambiando solamente a los protagonistas. ¿Vienes para Navidad? Estaré pendiente para compartir unas beers. Un abrazo amigo!

Hola Bea! Mira que cuento más bonito has dejado. Me hiciste recordar la anécdota de Chuang Tzu, del hombre y la mariposa, un cuento budista muy viejo, milenario. Lo mejor del cuento es el italiano, una lingua dolce! Un beso enorme Bea! Ya cumpliste! Jejejeje!

Maie said...

Saludos, tiempo sin pasar por aca...espero estes muy bien.

beatriz said...

lo mejor de todo es que cuando iba a salir de tu pagina vi una mariposa que dormitaba posada sobre la campana del templo... todo un sueño!

Oswaldo Aiffil said...

Hola Maie! Hace poco te recordaba en divina conversación con Miss Lore...y resulta que son amigas desde siempre!! Un beso grande a la belleza de Luna! Estas en tu casa, puedes venir cuando gustes. Un beso enorme!

Hola Bea! Hoy fui a casa y no pudimos vernos. Fijate, donde vino a dormitar la mariposa! Lo que yo llamo equilibrio inestable, fragilidad, la belleza del instante. Muchos besos hermanita!

beatriz said...

muchos mas besos para ti, hermanote!!!
lamento, como tu lo de braunstein. paz y jazz...